El 'violador del estilete' mantiene en vilo a los vecinos de Belmonte de Miranda

Félix Vidal, esposado, en una imagen de archivo. / EFE
Félix Vidal, esposado, en una imagen de archivo. / EFE

Félix Vidal cumplió 32 años de condena por 56 violaciones. «Aunque sea un hombre libre, en el pueblo hay miedo», dice el presidente vecinal

BELÉN G. HIDALGO BELMONTE DE MIRANDA.

La presencia de Félix Vidal ha roto la calma en el municipio belmontino. Más conocido como el 'violador del estilete', este lucense cumplió con los 32 años de condena por un total de 56 violaciones. Su salida de prisión se anticipó tras anularse la 'doctrina Parot' en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. De no haber sido así, Félix Vidal permanecería en la cárcel hasta el año 2029.

«Sabemos que es un hombre libre y que no tiene cuentas pendientes con la justicia, pero aún así hay miedo», afirma Julio Cabal, presidente de la asociación de vecinos de Belmonte de Miranda. Haber saldado sus cuentas con la justicia no tranquiliza a los belmontinos, recelosos de una posible reinserción. «No podemos olvidar que se trata de un violador que tras salir de la cárcel, volvió a ser condenado, apunta Cabal. En 1987, aprovechando un permiso penitenciario, apuñaló y violó en repetidas ocasiones a dos mujeres.

«Los rumores lo sitúan por Belmonte desde hace una temporadina. Algunos dicen que lo vieron en la panadería y también por algún bar de la zona. Yo, personalmente, no me lo encontré», relata una vecina que prefiere mantenerse en el anonimato. No oculta la preocupación que siente al saber que este hombre merodea por el pueblo. «Habrá cumplido con la ley, pero el miedo no me lo quita nadie. Una amiga, sin ir más lejos, no deja a su hija salir sola a la calle y me consta que no es la única que está tomando medidas», cuenta la belmontina.

Al parecer, fue en el mes de noviembre cuando lo vieron rondar por el concejo. Los rumores lo sitúan en un pueblo próximo a Belmonte, Villaverde, donde su presencia no habría pasado desapercibida para una vecina que, según apuntan, habría logrado identificarlo. Sin embargo, aunque todas las voces aseguran haberlo visto por la zona, desde el Ayuntamiento de Belmonte de Miranda sostienen que no tienen constancia de que haya fijado oficialmente su domicilio en el municipio.

Otras voces afirman haber visto a Félix Vidal por una de las panaderías de Belmonte de Miranda. No obstante, en el establecimiento dicen que el único contacto que ha tenido Félix Vidal con la panadería ha sido a través del hermano del propietario. Según un trabajador del obrador, Félix Vidal habría realizado un trabajo puntual para el pariente del panadero en un pueblo próximo, en Villaverde. Sin embargo, afirma que no han sabido nada más de Vidal desde entonces. «Aquí no está, lleva tiempo sin venir», concluye.

Rosa Rodríguez, alcaldesa de Belmonte de Miranda, hace un llamamiento a la calma tras haber recibido la preocupación de los vecinos. Asegura que las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado trabajan coordinados con la Policía Local, en contacto permanente.

La primera edil pide a los vecinos que confíen en la profesionalidad de los agentes, pues desde su puesta en libertad, los efectivos de seguridad han sido advertidos de todos y cada uno de sus movimientos como medida preventiva. Rodríguez estuvo presente en una reunión mantenida entre los representantes de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado y el teniente de la Guardia Civil del puesto de Grado y a la que también acudieron efectivos del instituto armado del concejo belmontino. Aunque asegura que el motivo de este encuentro no fue únicamente la presencia de Félix Vidal en el municipio, no niega que se haya abordado el tema e insiste en señalar que «se trata de una persona libre, que no tiene cuentas pendientes con la justicia. No podemos activar protocolos de actuación de vigilancia o de control».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos