Ocho millones para apoyar a la sidra

El Principado ha destinado desde 2007 un millón en ayudas a las plantaciones y siete para subvenciones a la industria lagarera

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

En la última década, la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado de Asturias ha destinado 7.924.457 euros a subvencionar la manzana de sidra. De esta cifra, 6.899.457 euros corresponden a las subvenciones destinadas a la industria lagarera, y 1.025.000, a promocionar la plantación de manzano de sidra.

El sector de la sidra ocupa el tercer lugar, en grado de importancia según facturación, de la industria agroalimentaria asturiana, tras el lácteo y el cárnico. En la región hay aproximadamente 6.500 hectáreas dedicadas al cultivo de este árbol frutal, de las cuales 842 están inscritas en la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias. Las otras 5.658 hectáreas no pertenecen a esta certificación -lo que no implica que en ellas no se cultive alguna de las 22 variedades aceptadas por la DOP-. El consumo de este tipo de sidra representaría, según estimaciones del secretario general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, el 5% del total. Teniendo en cuenta que en 2016 se vendieron 1.905.000 botellas de DOP, el consumo de sidra común rondaría las 38.100.000 botellas.

Jesús Casas cifra la demanda anual de manzana de sidra entre 30 y40 millones de kilos. Por lo general, supera la oferta: en el último año de gran cosecha, 2015, se produjeron entre 30 y 32 millones de kilos de manzana asturiana. La restante se trae de Galicia, Navarra y País Vasco o se importa de Francia, República Checa u otros países en cantidades variables, según la disponibilidad de manzana autóctona. Este año, en el que se espera que la cosecha supere la de hace dos temporadas, Casas cree que la manzana traída del extranjero «no llegará a dos millones de kilos» frente a los tres o cuatro millones que se trajeron hace dos años».

En definitiva, habitualmente la producción de materia prima no es suficiente para satisfacer la demanda de los transformadores. Durante los últimos diez años, la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales incentivó las plantaciones de manzanos de sidra -que no alcanzan pleno rendimiento hasta los diez o doce años, aproximadamente-, con 100.000 euros anuales. En 2017, esta cifra se redujo a 25.000 euros, al pertenecer gran parte de las plantaciones al territorio Leader. En la última convocatoria pública de subvenciones, abierta el día 9 de este mes y que finaliza el próximo día 23, las ayudas son de entre 4.500 y 7.000 euros por hectárea plantada. Hay que destacar que solo son subvencionables las variedades del manzano de sidra recogidas en cierto anexo de las bases, que coinciden con las seleccionadas por la DOP Sidra de Asturias. Asimismo, la industria lagarera ha realizado un esfuerzo económico de quince millones de euros para modernizarse y reforzar su competitividad, que se unen a los siete millones de ayudas otorgados por la Administración. Esto quiere decir que esta última década, los lagareros han invertido un total de 22 millones de euros.

En cuanto al precio medio pagado por la manzana, se observa una tendencia a la baja. En los últimos siete años, el precio medio pagado por cien kilos de manzana de sidra ha disminuido ocho euros, lo que supone un descenso del 20%. Aunque el promedio de este año no se conoce aún, el precio que se está pagando está entre 30 y 36 euros por cien kilos la manzana de DOP y de 25 a 30 euros la común. Para atenuar el efecto de la 'cosechona', informa la consejería, este año la DOP ha bajado un céntimo las tasas a los productores. «La manzana francesa, por ejemplo, está a unos 25 euros los cien kilos. No es que salga mucho más barata», opina Casas.

Reconvertir las ayudas

Esta temporada muchos agricultores temen no poder dar salida a sus manzanas. Algunos, como la vicepresidenta del Consejo Regulador, Belén García, consideran que las subvenciones a la sectorial de la manzana han dado su fruto y los esfuerzos deben «reorientarse hacia la reorganización del sector y la superación de la vecería o alternancia de cosechas», dijo el miércoles, antes de la reunión que cosecheros y lagareros mantuvieron con el director general de Agroalimentación. «Si el sector cree que ha de dejar de subvencionarse la plantación, no me importaría reconvertir las ayudas hacia la formación técnica o la adecuación de pomaradas para paliar la vecería», reconoce Casas. En dicho encuentro, algunos agricultores de Villaviciosa que dicen tener gran excedente de manzana no se sintieron representados, por lo que hoy se volverán a concentrar en Villaviciosa.

Fotos

Vídeos