Olga, Luis... y 302 corazones más

Luis Villa Nosti (66 años) y Olga Villa Arbesú (85) con la foto de los primeros trasplantados de 1998. Por la izquierda, José Ramón Riera (gerente del Sespa), Alfredo Moreno, Gloria Herías, José Luis Lambert (director de los trasplantes cardíacos del HUCA), Carlos López Larrea, Antonio López, José María Valle (cirujano que hizo el primer trasplante de corazón), Luis Hevia (gerente del Área IV), Félix Fernández Suárez, Jacobo Silva, Emilia Cortés, Dolores Escudero, César Morís, Francisco Gonzálvez, Beatriz Díaz Molina y María José Bernardo. / MARIO ROJAS
Luis Villa Nosti (66 años) y Olga Villa Arbesú (85) con la foto de los primeros trasplantados de 1998. Por la izquierda, José Ramón Riera (gerente del Sespa), Alfredo Moreno, Gloria Herías, José Luis Lambert (director de los trasplantes cardíacos del HUCA), Carlos López Larrea, Antonio López, José María Valle (cirujano que hizo el primer trasplante de corazón), Luis Hevia (gerente del Área IV), Félix Fernández Suárez, Jacobo Silva, Emilia Cortés, Dolores Escudero, César Morís, Francisco Gonzálvez, Beatriz Díaz Molina y María José Bernardo. / MARIO ROJAS

Asturias es la cuarta comunidad que más cirugías realiza de este tipo. Los enfermos se muestran encantados: «bebo sidra todos los días»

LAURA FONSECA OVIEDO.

«En el hospital me trataron como una princesa, mejor que en el Reconquista». La sinceridad de Olga Villa Arbesú arrancó carcajadas entre los profesionales y autoridades que asistían en el HUCA a la celebración del veinte aniversario de los trasplantes cardíacos. A sus 85 años «muy bien llevados», esta vecina de Candás que ostenta con orgullo ser la primera mujer trasplantada del corazón en la región, puso la cara más humana a una cirugía que Asturias inició el 2 de febrero de 1998. Junto a ella, Luis Villa Nosti, otro de los de esa primera camada, se refería a los parabienes del corazón que recibió el 1 de marzo del 98 y que «me devolvió a la vida». «Estoy estupendo, bebo sidra todos los días», confesaba este poleso de 66 años al que en su día le operó el doctor José María Valle, quien no solo se alegraba de volver a verle sino que le brindaba el mejor de los piropos: «te veo muy gallesperu, será por la sidra».

Tras besos, abrazos y reencuentros entre quienes en su momento compartieron días de quirófano y convalecencias, llegaron los balances. Balances que indican que Asturias es la cuarta comunidad que más trasplantes de corazón practica. En 2017, el HUCA hizo diez operaciones de este tipo y aunque la cifra pueda parecer humilde hace que el Principado esté en los puestos de cabeza con una tasa de 9,7 trasplantes cardíacos por millón frente a los 6,7 de media en España. El dato fue expuesto por Dolores Escudero, responsable de la coordinación regional de trasplantes.

Un momento del recuerdo a los impulsores del trasplante de corazón.
Un momento del recuerdo a los impulsores del trasplante de corazón. / E. C.

Para llegar a los actuales 304 trasplantados de corazón «tuvimos que pelearlo mucho». Varios de quienes estuvieron en su gestación no quisieron perderse el aniversario. José Luis Lambert, responsable de la unidad de trasplantes coronarios y José María Valle (ya jubilado), cirujano que practicó la mítica operación, se mostraron felices y orgullos del camino emprendido y realizado. «Fue como traspasar la barrera del sonido», relataba un incombustible Valle. Lambert, más sosegado que su colega, habló del efecto dominó que los trasplantes, no solo los de corazón sino también renales y hepáticos, dejaron en el HUCA: «son la locomotora del hospital y lo han situado en lo más alto». Una reflexión compartida por Luis Villa y su corazón del 98: «con Lambert, Chus Otero y el equipo del HUCA voy al fin del mundo», decía, mientras se paseaba por el salón de actos del hospital exhibiendo orgulloso una foto enmarcada del equipo que le operó hace veinte años.

José Luis Lambert, uno de los que peleó con el Insalud para que Asturias no quedara fuera de la carrera de los trasplantes (lucha en la que estuvo también “Jesús Otero, Valle, Alzueta”) destacó que los resultados de supervivencia obtenidos tras 304 intervenciones realizadas son equiparables a las de los mejores hospitales españoles y a los de los programas europeos y norteamericanos. La intervención, que se llevó a cabo en la madrugada del 2 de febrero de hace ahora veinte años “supuso un hito en la historia de la sanidad asturiana”, tras más de una década de formación por parte de los profesionales del HUCA y de varios retrasos administrativos. Desde entonces, el centro sanitario ha realizado entre 15 y 20 trasplantes de corazón anuales. La supervivencia al año de practicada la intervención se sitúa en el 80% y a los doce años, en “un poco más del 50%”, precisó Lambert. Actualmente, son cinco las personas que aguardan por un trasplante. El HUCA mantiene una importante labor trasplantadora, ya que a los 304 de corazón hay que sumarle otros 1.548 de riñón, 538 de hígado y 150 de córnea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos