La oposición en bloque critica la «escasa concreción» del Plan Demográfico

Guillermo Martínez, en la comisión de Presidencia y Participación Ciudadana. /  PABLO LORENZANA
Guillermo Martínez, en la comisión de Presidencia y Participación Ciudadana. / PABLO LORENZANA

El Gobierno regional amplía la validez del título de familia numerosa a diez años y reforzará las escuelas de 0 a 3 en el crédito extraordinario

LAURA CASTRO OVIEDO.

«Las medidas son inconexas y les falta concreción económica, prioridad y temporalidad». Estas son algunas de las críticas expresadas ayer por la oposición en la Junta, similares a las trasladadas por sindicatos y asociaciones en la comisión del pasado 5 de marzo, respecto al Plan Demográfico de Asturias. Un plan que prevé movilizar más de 2.200 millones de euros y entró en vigor en el momento de su aprobación, en octubre de 2017. Así lo trasladó el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, quien señaló que hay medidas que ya están en funcionamiento. Entre ellas, la ampliación de la validez del título de familia numerosa de cinco a diez años y su trato preferente para escoger centro escolar a partir del próximo curso. Asimismo, aseguró que el Ejecutivo autonómico reforzará la financiación de la red de escuelas de 0 a 3 años en la ley de crédito extraordinario que aprobará esta semana el Consejo de Gobierno. «Había un proyecto presupuestario para 2018 que recogía una importante dotación de once millones de euros para esta red, que se quedará en nueve con la prórroga. Intentaremos compensarlo con el crédito extraordinario», detalló.

El consejero no convencieron a los grupos parlamentarios en la oposición, que recriminaron a los socialistas no haber actuado antes frente al problema demográfico de la región. «Su plan llega tarde. Quién sabe qué hubiera pasado si hubieran empezado a tomar medidas en 1983, cuando Asturias ya presentaba la tasa más baja de natalidad de nuestro país», le reprochó Cristina Coto, presidenta de Foro. En términos similares se expresó el portavoz de Podemos, Daniel Ripa, quien agregó que «no quisieron verlo venir y ahora presentan un refrito de propuestas sin cuantías, evaluación ni seguimiento específicos».

Por su parte, María Concepción Masa, diputada de IU, expresó su preocupación ante la «falta de temporalización y localización territorial de las medidas, pues hay concejos con problemas más acuciantes que otros». La portavoz de Ciudadanos, Diana María Sánchez, cedió parte de su tiempo de intervención a la presidenta del Conseyu de la Mocedá, Carlota Fernández-Cid, quien hizo especial hincapié en la necesidad de «ampliar el plan de retorno de los más de cuarenta mil jóvenes que emigraron a causa de la crisis, pues no solo pertenecen al ámbito de la investigación, sino también al sanitario y al de las ingenierías». Confesó además que ella misma «hará pronto la maleta y se irá lejos», dimitiendo de su cargo al frente del Conseyu.

Muy crítico con el Plan Demográfico fue también el popular Matías Rodríguez Feito, quien lo calificó como «un ridículo espantoso». «Al Gobierno le sobran los ciudadanos que no viven en el área central y quiere convertir las zonas rurales en reservas de indios», remató.

«Llamamiento al consenso»

Ante el aluvión de críticas, el consejero de Presidencia optó por hacer un «llamamiento al consenso social y político», pues sigue «abierto» a nuevas propuestas.

«Cuando un plan se aprueba por parte del Consejo de Gobierno no hay un tiempo de espera para llevar a cabo las medidas que contempla, pero algunas de ellas por prudencia hemos esperado para saber la orientación de esta cámara y las propuestas de los grupos», incidió Martínez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos