Una orden de protección cada día y medio

Suelta de globos contra el maltrato en Villaviciosa. / P. U.

La medida judicial registró un incremento en el primer semestre con 285 mujeres protegidas | El Principado aplaude que se concedan el 71% de las solicitadas y anuncia un protocolo específico para víctimas de agresión sexual

CHELO TUYA OVIEDO.

«Elegí la foto adrede. Para provocar, porque solo salen en ella dos paisanos. Pero lo hice para demostrar que los hombres también podemos y debemos involucrarnos contra la violencia de género y a favor de la igualdad». La del rector de la Universidad de Oviedo fue una de las pocas voces masculinas en tomar la palabra ayer. Lo hizo en el acto institucional celebrado en Oviedo con el que el Principado se adelantó a la movilización que, en todo el mundo, tiene lugar cada 25 de noviembre contra las agresiones sobre la mujer. Santiago García Granda no solo levantó la voz para defender «la igualdad», sino para anunciar «la inminente puesta en marcha del Comité de Ética de la Universidad».

Un órgano que se activa en cumplimiento del Pacto Social contra la Violencia sobre las Mujeres, el que Asturias suscribió de forma pionera en España el año pasado. Uno que logró «la unanimidad de todos los grupos políticos», subrayó el consejero de Presidencia, y que se convirtió en la antesala de un Pacto de Estado que aún está dando sus primeros pasos. «Nosotros tenemos ya desarrolladas numerosas medidas y una inversión de 2,7 millones», recordó Guillermo Martínez.

Habló él de «las frías estadísticas» que indican que «cada día y medio, en Asturias se dicta una orden de protección». Una medida judicial que ampara a las mujeres maltratadas y que, tras ser una de las comunidades con más peticiones rechazadas, «hoy tenemos un 71% de peticiones aprobadas, lo que nos coloca cuatro puntos por encima de la media nacional».

Algo que se ha logrado, destacó el consejero de Presidencia, «gracias a los jueces y juezas, al trabajo de los fiscales y al apoyo e implicación de los colegios de abogados de Gijón y Oviedo». No eludió Martínez que la violencia «ha crecido» en Asturias, con, tal y como adelantó EL COMERCIO, 1.126 con seguimiento policial y más de 444 víctimas y sus hijos ingresadas en la Red Regional de Acogida.

Pero recordó que Asturias es una de las pocas regiones «en las que las víctimas pueden recibir ayudas y asesoramiento gratuito sin necesidad de presentar una denuncia», y es una de las pocas comunidades autónomas que «este año no ha sufrido la cara más dura de esta violencia», en referencia a los 44 feminicidios registrados en el resto del país este año «y el asesinato de ocho menores. A todas sus familias, nuestro máximo apoyo».

Como tendrán en Asturias, de forma especial, las víctimas de violencia sexual. «Estamos preparando un protocolo integral de ayuda a las víctimas de agresión sexual. Lo estamos elaborando con las entidades especializadas para 2018».

«Yo también me uno»

Unas entidades firmantes del Pacto y todas ayer repitiendo el eslogan del encuentro que, como recordó la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto, es el objetivo final del pacto «lograr la implicación de la sociedad». El 'Yo también me uno' fue coreado, entre otras muchas personas, por la alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez; por la concejala del Ayuntamiento de Oviedo, Marisa Ponga; por la directora del Centro Asesor de la Mujer de Gijón, Eva Lázaro; por la presidenta de Cruz Roja, Celia Fernández, o por las portavoces de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias, Ana Isabel Ruiz, y del Centro de Asistencia a Víctimas de Agresión Sexual y Maltrato (Cavasym) Mariti Pereira.

Fue ella la que recordó, precisamente, que su entidad trabaja desde hace años en «proteger a la víctima» y criticó que «de nuevo estemos viendo que se la culpabiliza», en referencia al juicio por una presunta violación grupal durante los últimos sanfermines que se celebra estos días en la Audiencia Provincial de Navarra y que tiene como encausados a cinco jóvenes sevillanos que se hacen llamar 'La Manada'. Gijón prepara, recordaron ella y Eva Lázaro, un protocolo de intervención «en lugares de ocio», para frenar el incremento de casos de violencia sexista entre los más jóvenes.

Mientras una pareja de actores escenificaba el fin de esta lacra con el aislamiento social del agresor, la secretaria de Igualdad de UGT, Carmen Escandón, apostó por un titular: «Que la única muerte de la que hablen los medios de comunicación sea la de la violencia machista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos