130.000 kilos extraídos durante la primera semana de arranque de ocle

Una grúa levanta las algas en el puerto de Llanes.
Una grúa levanta las algas en el puerto de Llanes.

Los patrones de las naves, «contentos» con los resultados obtenidos en estos primeros días que «están sirviendo para que los buzos se vayan habituando el trabajo»

LUCÍA RAMOS LLANES.

Una semana después de la histórica jornada en la que los barcos pesqueros del Oriente asturiano volvían a hacerse a la mar para participar en la campaña anual de arranque de ocle, casi tres décadas después de la última vez, los armadores de las naves se muestran «satisfechos» con los resultados obtenidos hasta el momento. Según los datos que manejan en las cofradías de pescadores de Llanes y Bustio, en cuyas lonjas se están subastando todas las algas extraídas entre el cabo la Mar y la ría de Tina Mayor, en los primeros seis días de campaña -desde el 5 de julio al 12, ambos incluidos-, se rularon algo más de 130.000 kilos del llamado 'oro rojo', a un precio de 0,73 euros por kilo.

Por el momento, son siete los barcos que están participando en esta actividad consistente en extraer el ocle de los campos repartidos por el fondo marino. Son los buzos -tres como máximo por barco- quienes se encargan de cortar las algas «dejando siempre resto suficiente para que el campo se vaya regenerando» y sacarlas del agua con el apoyo de las naves. Muchos de estos buzos participan por primera vez en el llamado arranque, por lo que «estos primeros días están sirviendo para que se vayan habituando a un trabajo que es sumamente duro», explicaba ayer el llanisco Antonio Oves, armador y comprador de ocle.

«Esta primera temporada estamos yendo poco a poco, con mucha precaución, pues queremos garantizar la seguridad de los buzos y marinos, y estamos alternando continuamente entre unos campos y otros, para garantizar que no se esté explotando ninguno en demasía», señaló Oves. Aseveró, asimismo, que se está dejando sin cortar «en torno a un 60% de biomasa de algas respecto al tamaño inicial de los campos». Un porcentaje muy superior al 25% exigido por la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales en la resolución dictada el pasado mes de junio.

«Siguen llegando algas a las playas, lo que demuestra que teníamos razón»

«Durante todos estos días siguieron llegando algas a los arenales de la costa oriental, lo que demuestra que teníamos razón y no había motivos para preocuparse», apuntaban el armador y los patrones de las cofradías de Llanes y Ribadesella, Ángel Batalla y Manolo Buenaga. Este último iba más allá y lamentaba que lo acontecido en las últimas semanas, con marcados enfrentamientos entre los recolectores de arribazón y los pescadores, fue «hacer una guerra por hacerla, sin motivos». En su opinión, en la zona donde se permite el arranque «va a sobrar ocle para extraer y para recolectar. Hay de sobra para todos, pues los campos están bastante bien», agregó.

Respecto a las críticas vertidas por el sector del arribazón, Antonio Oves quiso remarcar que «el dinero está quedando en Llanes, pues no solo se subastan aquí las algas, sino que incluso los trajes de los buzos se adquirieron en la capital llanisca y los camiones con los que transportamos el producto son del concejo también».

A la espera del dragado

En Bustio también se mostraban satisfechos con el estado de los campos y las cantidades recolectadas -en torno a los 3.000 kilos por barco y día-, aunque señalaban que sigue existiendo un detalle que ensombrece un poco la campaña. «Estamos esperando como agua de mayo que se adjudiquen las obras de dragado del puerto, porque ahora los barcos tienen que esperar a que suba la marea para poder entrar sin peligro», señalaban desde la cofradía.

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos