El Comercio

«El de Llanes va a tener más exposición pública que ningún documento urbanístico en España»

Los vecinos de Andrín y Lledías están mostrando su descontento en forma de pancartas por varios puntos del concejo.

Los vecinos de Andrín y Lledías están mostrando su descontento en forma de pancartas por varios puntos del concejo. / Nel Acebal

  • La alcaldesa se compromete a atender todas las alegaciones presentadas por los pueblos y a volver a aprobar el PGO inicialmente

El compromiso del Ayuntamiento de Llanes con el Plan General de Ordenación no puede ser más claro. La propia alcaldesa, Dolores Álvarez Campillo, se pronunciaba ayer comprometiéndose a atender todas las alegaciones que se presenten por parte de los pueblos y a aprobar de nuevo inicialmente el documento. Es decir, el planeamiento volverá, después de terminar este primer periodo de exposición pública, a someterse a la deliberación del pleno y, una vez aprobadas sus modificaciones, se sacará de nuevo a exposición para que los vecinos puedan revisar los cambios.

Según comentó ayer la regidora, con esta determinación «el de Llanes va a tener más exposición pública que ningún otro documento urbanístico en España». Un hecho, según comentó, «sin precedentes» con el que el equipo de gobierno pretende «hacer las cosas cuando se tienen que hacer». «En la fase en la que estamos es dónde entra la participación política», apuntó y añadió que, seguramente, «ni a la alcaldesa de Llanes ni al concejal de Urbanismo nos gustan los urbanizables en los pueblos, pero teníamos que dejar decidirlo a los propios habitantes. Imagínense que hay un pueblo que decide que sí los quiere, ¿por qué nosotros lo íbamos a quitar?», reflexionó.

Álvarez Campillo señaló además que, a día de hoy, «existen 140 alegaciones registradas». «Me atrevería a decir, aunque no las conozco, que el 95% de ellas son en relación a 'métame mi finca', es decir, de particulares» y, según aclaró, «esas alegaciones se atenderán solo en parte, porque dependerán de los criterios técnicos oportunos».

Mientras esta semana se sucedían los concejos públicos en pueblos como Lledías, Andrín, Porrúa o Cue y la mayoría de la opinión pública llanisca cuestionaba por qué el equipo de gobierno no debatió estos asuntos antes con los vecinos, la alcaldesa llanisca recordó que «lo que yo no puedo hacer es urbanismo a la carta y preguntar a cada uno qué es lo que quiere, porque seguramente no nos íbamos a poner de acuerdo».

«Aquellos que no quieren los urbanizables, que tienen toda la razón y yo tampoco los querría, ahora están confundiendo a la gente», insistió la socialista, porque «lo previsto para estas áreas, ni son tres alturas ni tantas casas, y que lo afirmen así me preocupa». «Total y absolutamente, en todos los pueblos que nos digan que quieren eliminar los suelos urbanizables y las áreas de equidistribución, se van a eliminar. Eso sí, después que nadie venga a reclamar que su finca sea edificable. Si esto se modifica no lo serán y no habrá vuelva atrás», zanjó.

De todas formas, la regidora insistió en que los que no están de acuerdo con el nuevo planeamiento «son cuatro de los 118 núcleos de Llanes». «La mayoría de los llaniscos sí están de acuerdo con el PGO», añadió. Rechazó de pleno, en este sentido, la idea de haber hablado inicialmente con los vecinos, tal y como plantea la oposición, «porque sino no hubiésemos terminado el documento ni en 25 años». «Ni hay una bajada de pantalones por parte del equipo de gobierno, ni una marcha atrás. La oposición tuvo su oportunidad de mostrar su rechazo a los suelos urbanizables en el pleno y no lo hizo, seguramente porque ni se leyeron el documento. Lo suyo es el no por el no», censuró Álvarez Campillo.

Volumen de vivienda

Censuraba también ayer la alcaldesa de Llanes el hecho de que no se haya dejado de hablar de levantar 12.000 viviendas en el concejo. «Es absolutamente mentira. No había en este planeamiento posibilidad para construir ese número de viviendas», concretó. Quiso recordar en este punto que el Plan General de Llanes «parte de cero». «Lo que se está haciendo no es una revisión, es empezar de cero un planeamiento y, para ello, debemos incluir todas las viviendas de Llanes, incluso las construidas». Como ejemplo la regidora puso la urbanización de La Llavandera, en Llanes, que tal y como indicó «está construida solo en un porcentaje y debe de ser incluida en su totalidad dentro del documento urbanístico».

Para concretar, la socialista indicó que el número de viviendas inicialmente previsto «no pasaba de unas 4.000 nuevas, la mayor parte de las mismas en urbanizables». Además, según añadió la primer edil llanisca, ahora se deberá subsanar otro error cometido por el equipo redactor, que ha sido «incluir módulos de edificación de 70 metros cuadrados, cuando los que se están reflejando en todos los planes son de 100. De lo contrario lo que se prevé levantar son infraviviendas».

Por lo que, en definitiva, si se atiende esta corrección, «la cifra total de viviendas de nueva construcción se recortará bastante más y, por otro lado, si de ahí restamos todas las que los pueblos quieren eliminar, nos queda un número mucho más reducido», valoró Dolores Álvarez Campillo.