El Comercio

Los Amigos del Camino de Santiago piden el relevo generacional

Miembros del colectivo riosellano junto a otros componentes de asociaciones asturianas, en el encuentro de Santiago.
Miembros del colectivo riosellano junto a otros componentes de asociaciones asturianas, en el encuentro de Santiago. / E. C.
  • El colectivo riosellano participaba este fin de semana en el I Encuentro Mundial de Asociaciones Jacobeas, celebrado en Santiago de Compostela

Las asociaciones amigas del Camino de Santiago que, el pasado fin de semana, participaron en el I Encuentro Mundial de Asociaciones Jacobeas, asumieron el reto de alcanzar el necesario relevo generacional, olvidando los prejuicios y dejando paso a savia nueva. Las 154 agrupaciones que acudieron al encuentro internacional celebrado en Santiago de Compostela confirmaron que hace falta integrar a los jóvenes. El ejemplo mas cercano es el de la Asociación Cultural Amigos de Ribadesella-Camino de Santiago, donde «somos casi dinosaurios los que estamos en ella», bromeó Alejandro Barrero, su secretario. Algunos de sus miembros llevan cerca de un cuarto de siglo en la asociación y verían con sumo grado la incorporación «de gente que ronde la treintena», ya que los más jóvenes es difícil que den ese paso. «Son muchos los jóvenes que hacen el camino, pero luego no se involucran en las asociaciones, salvo aquellos que actúan como hospitaleros en los albergues», añadió Barrero.

La asociación de Ribadesella participó de los tres días del encuentro junto a otros cuatro colectivos asturianos: Villaviciosa, Valdés-Luarca, Soto de Luiña, Astur-Galaica del Interior y Where is Asturias. El colectivo riosellano estuvo representado por María del Pilar González Bulnes, Victoria Alvarez Rivero y el mencionado Alejandro Barrero. Cinco fueron los temas básicos que centraron el contenido del encuentro. Desde los retos de futuro del asociacionismo, hasta la difusión de los itinerarios, pasando por las relaciones con las instituciones públicas, la acogida y hospitalidad al peregrino y la recuperación y conservación del camino.

Respecto a este último tema, el caso concreto de Ribadesella es un ejemplo a seguir. «La existencia de una asociación que desde hace años lucha por ello y de un Ayuntamiento que se ha preocupado ahora y siempre por el camino nos permite decir que nuestro tramo está francamente bien», añadió Barrero. Este es un camino que soporta mucha actividad humana y agropecuaria, que al estar frecuentado, no solo por peregrinos sino también por todo tipo de vehículos agrícolas, experimenta numerosos desperfectos. «Aún así siempre se repara y siempre está en perfecto estado gracias al Ayuntamiento», confirmó Alejandro Barrero. Por su parte, la asociación se encarga del mantenimiento y conservación de la señalización con una revisión anual de la misma.

En el encuentro se llegó a plantear la necesidad de mantener la unidad de la señalización con la «irrenunciable flecha amarilla» y mejorar el espacio del camino, sustituyendo los tramos peligrosos por otros más accesibles. Todos los que acudieron a Santiago reconocieron que el futuro es «fascinante» porque el espíritu jacobeo sigue más vivo que nunca y las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago siguen y seguirán impulsando la defensa a ultranza de la peregrinación tradicional y de sus valores universales. Entre ellos, «la espiritualidad, la amistad, el diálogo, el entendimiento mutuo, la concordia y el ejercicio de la hospitalidad con el peregrino».

Conferencias

Al margen de la actividad relacionada con el Camino de Santiago, los Amigos de Ribadesella continúan trabajando por la difusión cultural de todo cuanto concierne al municipio. Para este sábado 13 de junio han programado una conferencia sobre la minería del ocre en la prehistoria que correrá a cargo de Alberto Foyo, doctor en geología y catedrático jubilado de la Universidad de Cantabria. Para el 27 de junio se ha preparado otra relacionada con los descubrimientos de Atapuerca. Y de cara al verano, ACAR recuperará en formato digital la revista La Atalaya. Todos los socios recibirán un DVD con todos los números de la antigua publicación local, acompañada de un pequeño libro sobre su historia y un facsímile de su primer número «para que la gente tenga una idea más certera de cómo era aquella revista en formato tabloide».