El Comercio

Viaje a la sima más profunda

Espeleólogos en la zona de la Cabecera Pozo Pitón.
Espeleólogos en la zona de la Cabecera Pozo Pitón. / IGME
  • Retomarán las labores iniciadas la pasada semana para llevar a cabo un estudio sobre los terremotos en esta cavidad de 1.600 metros

  • Esta tarde llega a Cabrales parte del equipo que investigará la Torca del Cerro

Esta tarde llega a Cabrales una parte del equipo de 40 personas que participa en la investigación que se va a llevar a cabo en la Torca del Cerro, la sima más profunda de España y la séptima del mundo y que se hunde en la tierra casi 1.600 metros. La campaña, promovida por el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), tiene entre sus objetivos investigar los terremotos y la emisión de gases que salen de estas cavidades, entre otras cuestiones.

La campaña está enmarcada dentro del Proyecto SISMOSIMA y en la cueva cabraliega la intención es colocar una docena de sensores de temperatura a diferente altura para establecer un perfil térmico vertical profundo. De lograrse, se obtendrán unas de las mediciones directas más profundas que se han logrado en el mundo y permitirán conocer el mecanismo de intercambio térmico en el interior de la cavidad en relación con el agua subterránea y la circulación atmosférica, así como la relación con los diferentes valores estacionales de superficie. Precisamente los datos que se obtengan de la sima cabraliega se compararán con otros que este mismo equipo está recopilando de otras grutas situadas en otras zonas del país en las que sí existe actividad sísmica, como son las del sureste de España en donde hay fallas activas y que fueron responsables del terremoto de Lorca de 2011.

El proyecto se desarrolla en la totalidad del país y tiene, además de una vertiente científica, otra deportiva. De la primera el principal responsable es Raúl Pérez López, geólogo especialista en terremotos del IGME, mientras que de la segunda se encarga Carlos Flores, sargento de Bomberos de Toledo. El nombre que se le ha dado a esta iniciativa es el de '17 picos + 17 simas' y pretende alcanzar los puntos más altos y más profundos de cada comunidad autónoma recopilando diferentes datos que sirvan, tanto a los investigadores, como a los deportistas. De hecho la intención es publicar una guía dirigida a estos últimos con información sobre las simas y las montañas.

Bernat Escrivá, colaborador de este proyecto y una de las personas que llegará esta tarde a Cabrales para continuar la labor iniciada la pasada semana, explica que, «la idea es que nosotros estemos hasta el sábado». «Tenemos que llevar el material que nos han dejado en el funicular y subirlo. Es un trabajo grande porque, una vez dentro de la cueva hay que realizar la instalación de muchas cuerdas para bajar e ir colocando los sensores», añade.

Prueba del riesgo que va a entrañar esta investigación es que la Torca del Cerro está considerada una de las simas más difíciles desde el punto de vista técnico. Los espeleólogos deberán escalar en diferentes tramos en lugar de bajar y cuenta con innumerables cascadas de agua profundas que tendrán que sortear. En ella falleció un espeleólogo húngaro en 2005 tras sufrir una caída de 84 metros y unos años antes, en 1998, un equipo de espeleólogos franco-español batió el récord de España de profundidad.

Durante todo este mes de agosto se van a llevar a cabo diferentes entradas a la cavidad con la idea de alcanzar los casi 1.600 metros de profundidad durante septiembre. Los sensores que se coloquen permanecerán allí un año hasta que sean retirados durante el verano de 2016. El proyecto acabará a finales de 2017.