El Comercio

Uno de los participantes en el campeonato de lanzamiento de mosca, ayer frente al puente romano.
Uno de los participantes en el campeonato de lanzamiento de mosca, ayer frente al puente romano. / J. LL.

Cangas de Onís apuesta porla pesca tradicional en los ríos

  • PP y Podemos preparan estrategias políticas para instar al Gobierno regional a que desista en su intención de endurecer la normativa vigente

Un año más la Fiesta del Pescador protagonizó en Cangas de Onís el primer domingo de septiembre y lo hizo, en esta ocasión, más reivindicativa que nunca. Todos las voces protagonistas coincidieron en apostar por la pesca tradicional en los ríos, en contra de lo que las normativas de los últimos tiempos están convirtiendo a la actividad. De hecho, en la cita estuvieron presentes diputadas autonómicas de Podemos y PP, que a su manera coincidieron en buscar soluciones para una práctica que tiene «el suficiente potencial para generar riqueza en la comarca».

Marifé Gómez (PP) insistió en la necesidad de que el Gobierno del Principado «atienda a las peticiones de los pescadores y acceda tanto a la comercialización del salmón como a la anticipación de la temporada». «El borrador de la nueva normativa da un giro en contra de la realidad, será más restrictiva. Deberían controlar a los verdaderos enemigos de los salmones, el cormorán o la falta de limpieza en los cauces, y no ir contra la situación de unos ríos productivos y sostenibles» defendió la conservadora, recordando que su partido seguirá en la lucha.

Por su parte Paula Valero (Podemos), apostó por ampliar el plazo de pesca sin muerte y también el espacio para desarrollar la actividad. Adelantó que su formación prepara una proposición no de ley al respecto, para propiciar al menos «su debate en el parlamento».

Algo más molesto se mostraba el presidente de la Sociedad de Pescadores El Esmerillón -colaboradora en la organización de la fiesta-, Antón Caldevilla, quien apuntó que mientras su colectivo colabora activamente «en marcaje, repoblación, muestreos y cuenteos», entre otros aspectos, «la administración parece que juega con nosotros». «No sé qué es lo que tienen contra El Esmerillón, pero nunca hacen caso de nuestras alegaciones. Estamos un poco cansados», advirtió. En cuando al borrador que ha llegado a sus manos, de cara a su debate en el próximo consejo de pesca, Caldevilla advierte de que «nos aprietan más la tuerca». «Estando las cosas como están, restringir más no lo vemos compatible ni justo», destacó.

92 salmones en un año

Pero la Fiesta del Pescador tuvo otros protagonistas. Por un lado, los participantes del IX Campeonato de Lanzamiento de Mosca 'Río Sella', que con destreza demostraron su habilidad a la hora de manejar la caña. El premio este año se fue hasta el barrio sevillano de Triana de la mano de José Fernández García que, con sus 62 puntos, consiguió alzarse con el triunfo tras varios años intentándolo. Le siguieron, por este orden, Andrés Sierra (60 puntos), Luis Manuel Marcos (57), Alfonso Collado López (53) y Federico Vega (45).

La cita también sirvió para homenajear, por un lado, a los ribereños que ya no están. El alcalde, José Manuel González, lanzó al río Sella una corona floral en su memoria. Pero hubo otro protagonista, José García Laria, quien a sus 81 años presumió de su adicción a la pesca. «Es algo con lo que empiezas y no te puedes desenganchar», confesó. En su historial tras la caña destaca un año, el de 1988, en el que capturó 92 salmones.