El Comercio

Avall dice que si aprueba las cuentas propuestas podría incurrir en un «delito de prevaricación»

  • El colectivo explica que las cuentas presentan una serie de aspectos técnicos que los convierten en «ilegales»

La Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall) ponía ayer en conocimiento de los concejales del equipo de gobierno llanisco, mediante el registro de varios escritos, que el voto favorable a la aprobación de los presupuestos presentados para 2016 «puede suponer incurrir en un presunto delito de prevaricación». El colectivo explica que, además de ser «casi idénticos a los prorrogados de 2015 aprobados por la anterior corporación», presentan una serie de aspectos técnicos que los convierten en «ilegales». En concreto, «mantener dos motivos de nulidad de las cuentas de 2006, señalados por el TSJA».

Avall valora que «socialmente» el proyecto previsto para debate y aprobación «es inservible para Llanes, ya que el 95% del presupuesto está dedicado a gasto corriente». «El presupuesto propuesto para 2016 incumple el punto de 'presupuestos participativos', expresamente incluidos en el pacto de gobierno», recuerda la agrupación, señalando que «una aprobación inicial de los mismos con derecho a presentar alegaciones no es distinto a lo que hasta ahora se hacía».

Finalmente adelanta, atendiendo a sus argumentos, que pondrá en marcha «todos los mecanismos administrativos y judiciales contra los representantes municipales, técnicos y funcionarios que hagan posible dicha aprobación».