El Comercio

Cuarenta metros de hoguera para La Blanca

El festival folclórico tuvo lugar en la plaza Laverde Ruiz.
El festival folclórico tuvo lugar en la plaza Laverde Ruiz. / JUAN LLACA
  • Nueva comenzó los festejos dedicados a la Virgen con la plantación de un enorme eucalipto de más de 2.000 kilos

Los simpatizantes de la Virgen de la Blanca, en Nueva, comenzaban ayer sus festejos con el traslado y la plantación de la hoguera, un eucalipto de 40 metros y más de 2.000 kilos de peso que los mozos habían cortado por la mañana en los bosques de Huergu.

La tarde festiva se iniciaba en el puente sobre el río Ereba. Allí se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de los simpatizantes de la Blanca que fallecieron durante el año. Al frente de la comitiva, a hombros de casi de un centenar de romeros, marchaba la hoguera, llevando en puestos cabeceros a Ferino Molleda, Raúl Alonso, Óscar Rodrigo y José Martínez. Por detrás aparecían la banda de gaitas Villa de Xixón, un elevado número de niñas y mozas ataviadas de llanisca, dos carrozas y varios lugareños disfrazados con los atuendos de la Patrulla Canina. El cortejo encaminó sus pasos hacia la plaza de Laverde Ruiz, donde pequeños y mayores del bando, acompaño a la gaita Álvaro Cueto y al tambor Diego Purón, ofrecieron un selecto festival folclórico con la interpretación del Xiringüelu, el Quirosano, el Xiringüelu de Naves y el Pericote.

Tras el breve descanso, los mozos condujeron la hoguera hasta la plaza del Hospital, donde tuvo lugar una concurrida plantación dirigida por Jorge Raúl Alonso y Moisés Fernández. Seguidamente se repartieron más de 400 bollos preñaos y otras tantas botellas de vino entre los socios. Al caer la noche daba comienzo la procesión nocturna para trasladar la imagen de la Virgen de la Blanca desde su capilla hasta la iglesia parroquial. Al llegar la procesión a la plaza de Laverde Ruiz, la joven llanisca Celia Noriega Fernández, laureada intérprete de tonada, cantó tres saetas al paso de las andas. Y la jornada se daba por concluida con la suelta de una colección de fuegos artificiales.