El Comercio

Los Picos de Europa tendrán aprobado su nuevo Plan Rector a comienzos de 2018

Bulnes, en el concejo de Cabrales, es una de las localidades ubicadas dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa.
Bulnes, en el concejo de Cabrales, es una de las localidades ubicadas dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. / NEL ACEBAL
  • Regulará las acciones turísticas, deportivas o empresariales que se pueden realizar en el parque para garantizar la conservación medioambiental

Dieciséis meses de trabajo tiene por delante el Parque Nacional de los Picos de Europa si quiere cumplir el objetivo de tener aprobado definitivamente el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) a comienzos de 2018, año en el que se cumple el centenario de la declaración del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, predecesor del actual y el primero de los espacios protegidos con esta catalogación creado en España.

La Comisión de Gestión del Parque dio inicio ayer al proceso de participación ciudadana con una jornada informativa celebrada en Santander a la que seguirá otra a finales de este mes o principios de octubre, ya en territorio asturiano.

El siguiente paso dentro de este proceso de participación pública será la convocatoria durante el último trimestre de este año de una quincena de reuniones temáticas, cinco en cada una de las tres comunidades autónomas que conforman este espacio protegido (Asturias, Castilla y León y Cantabria). En estas sesiones se abordarán aspectos como los usos ganaderos y tradicionales que se pueden desarrollar dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, los usos públicos y de turismo sostenible, las actividades deportivas y de ocio, el desarrollo socioeconómico de los municipios situados en el área de influencia de este espacio protegido, y la conservación medioambiental, las investigaciones y el seguimiento científico del parque.

A las reuniones se va a convocar a los agentes sociales, propietarios, ganaderos, empresas con intereses en el espacio protegido, empresarios turísticos y asociaciones conservacionistas, entre otros colectivos, además de a los representantes de los ayuntamientos del área de influencia del Parque, que en el caso de Asturias son los de Amieva, Cangas de Onís, Onís Cabrales y las dos Peñamelleras.

Pero estas reuniones solo serán una primera etapa de este proceso de participación ciudadana del PRUG, ya que es incluso previa al periodo de alegaciones. Tras celebrarse estas citas temáticas técnicos del Parque Nacional pertenecientes a las tres comunidades autónomas analizarán las propuestas trasladadas en estos encuentros y se volverán a reunir después con los colectivos para trasladarles las medidas que hayan sido aceptadas y las alternativas que se proponen desde el espacio protegido para aquellas que se descarten.

Pero el calendario previsto para la elaboración del PRUG es mucho más amplio y se divide en siete fases distintas. La primera es la de la elaboración del borrador de este documento, que se realizará con las reuniones temáticas ya citadas y el posterior trabajo de los técnicos. Le seguirá la de exposición pública del texto y la apertura del plazo para la presentación de las posibles alegaciones. Una vez finalizada esta etapa se dará audiencia a las partes interesadas. La quinta fase será la que consista en dar al borrador forma de decreto. La siguiente etapa se dedicará a que la Red de Parques Nacionales y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente deben dar su aprobación al texto. El último paso es que el decreto sea ratificado por cada una de las tres comunidades autónomas que integran el espacio protegido.

«Instrumento básico»

La reunión celebrada ayer en Santander estuvo presidida por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación de Cantabria, Jesús Oria, y asistió en representación del Principado de Asturias el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo. El dirigente regional destacó a la salida de la cita la importancia de comenzar con la tramitación del PRUG, «un instrumento básico de gestión» para los Picos de Europa.

El anterior Plan Rector de Uso y Gestión de este parque fue aprobado en 2002 y el Tribunal Supremo decretó su suspenso en 2005. Desde entonces este espacio protegido ha carecido de un documento de este tipo. Calvo destacaba que el PRUG es un instrumento necesario para que los directores del parque puedan informar sobre qué acciones y medidas se pueden desarrollar dentro de los Picos de Europa y cuáles no. Sirve para regular los usos de cada zona y determinar cuáles son compatibles con el nivel de protección existente. También permitirá determinar las principales actuaciones a nivel medioambiental que se precisan en el parque, así como los usos públicos que se pueden desarrollar en este territorio.

Además el PRUG del Parque Nacional de los Picos de Europa va a integrar otras figuras de protección existentes en este paraje como son los espacios Red Natura o los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC).