El Comercio

600 cumbres en el Urriellu

Aguirre en una de sus últimas ascensiones al Urriellu.
Aguirre en una de sus últimas ascensiones al Urriellu. / RAMÓN PORTILLA
  • El montañero Bernabé Aguirre acaba de completar una nueva ascensión y es la persona que más veces ha coronado el Naranjo

Bernabé Agurre sigue reinando en las montañas. Pese a su reciente jubilación, su vida sigue muy pegada a las cumbres que frecuentó profesionalmente durante varias décadas. El pasado día 31 de agosto completó la que fue su subida número 600 al emblemático Picu Urriellu.

Se trata, sin duda, de una cifra impresionante de ascensiones, a la que el propio Bernabé resta importancia al considerar que la mayor parte de ellas fueron realizadas dentro del ámbito de su profesión. «No es lo mismo cuando tienes que trabajar por semana en otra cosa y sólo puedes subir en momentos muy especiales», comenta con modestia. Pese a que el Principado de Asturias cuenta con muchísimas zonas muy especiales para practicar el montañismo y la escalada, reconoce que El Urriellu, «siempre es una ascensión muy especial».

En esta ocasión, Aguirre estuvo acompañado por Erik Pérez, que suma más de 300 ascensiones, y de Paco Cordero.

Aguirre fue instructor de la Guardia Civil de montaña, destinado en la escuela de Jaca, en Huesca. Su primera ascensión al Urriellu tuvo lugar en el año 1978, durante su destino en el grupo de rescate (GREIM) con sede en Mieres.

«Yo siempre digo que cuando llego a la cumbre del Urriellu siempre veo mi pueblo, Cofiño, y es algo especial, porque pasé muchísimos años fuera de mi tierra; eso siempre me daba fuerza y ganas de volver a subir», nos explica el experto montañero.

Recuerda muchas anécdotas, a lo largo de los años, como en 1983, cuando se produce el primer salto en parapente, desde la cima. «En aquel entonces los llamábamos 'parapiedras', por la forma en que caían, de golpe».

Sobre la dificultad de subir a esta cumbre, recuerda que «el Urriellu tiene cuatro caras, y hay una más fácil, aunque no por eso está exenta de dificultad y no es cierto eso que se cuenta de que se puede subir caminando», advierte. «Hay un tramo de escalada, al menos 130 metros de escalada pura, pero es un tramo directo y cómodo y sube mucha gente que nunca ha escalado», añade. En todos estos años como guía de montaña y subiendo a aficionados al Urriellu, «sólo hubo dos personas que desistieron y prefirieron darse la vuelta, pero hay que tener en cuenta que hay mucha seguridad y siempre vamos sujetos con cuerdas».

«Hubo años de subir 60 veces, aunque últimamente subo menos, porque también me dedico a caminar y a hacer otras cosas; a lo mejor sólo asciendo 20 veces», comenta.

«Un símbolo internacional»

El Urriellu, para el montañero, «es un símbolo internacional, no es sólo de Asturias, no hay más que ver las personas que estos días han acudido a la zona como Alex Huber, haciendo 'Sueños de Invierno' en libre, o los hermanos Pou; son la representación mundial de escalada libre», destaca, lamentando que «quizás los asturianos aún no nos hemos dado cuenta de su importancia».

Eso sí, pese a la relevancia de El Urriellu, Aguirre recuerda que Asturias, y especialmente la comarca oriental, está llena de lugares destacados: «Si nos fijamos simplemente en concejos como Piloña, Parres o Colunga tenemos el Sueve, que es una auténtica maravilla; pero también la Peña Priede, El Vízcares... Muchísimas zonas, y quizás no lo apreciamos porque lo vemos todos los días, pero está al alcance de la mano».