El Comercio

La sidra está al alza en Piloña

Escancian una botella de sidra casera para que sea valorada por el jurado.
Escancian una botella de sidra casera para que sea valorada por el jurado. / JUAN LLACA
  • Más de 700 personas disfrutaron de la cata popular en la que se escanciaron 1.200 botellas. Félix Ormeño fue el vencedor del certamen

  • 50 participantes, 10 más que en 2015, toman parte en el concurso de caldo casero

La cultura sidrera está asentada en el concejo de Piloña, pero no está siendo hasta estos últimos tiempos cuando ha logrado una mayor visibilidad. Y en ello ha jugado un papel importante la labor que se hace desde la Asociación de Sidra Casera del municipio. Ayer organizaron la segunda edición del concurso en el que los particulares presentaban los caldos que han elaborado este año y el resultado fue todo un éxito, tanto en el número de participantes como en el de público asistente.

En cuanto a los lagareros aficionados que tomaron parte, su número ascendió hasta el medio centenar, diez más que en la edición de 2015, un dato que evidencia que este joven certamen ha calado en el concejo y que va a más. En cuanto al público los organizadores estiman que se superaron los 700 asistentes, 700 personas que agotaron los 500 vasos que se pusieron a la venta para degustar las 1.200 botellas que se escanciaron ayer cedidas por los lagareros participantes.

En cuanto al apartado de los premios Félix Ormeño, de Vallobal, se llevó el certamen superando al ganador del pasado año, Saúl Fresno, de Miyares. Tercero fue Jesús Fraile, de Anayo. En cuanto a los premios del público el primer puesto fue para Roberto Redondo, de Coya, seguido de Enrique Sánchez, de Villamayor, y tercero quedó José Manuel García, de Los Collados.

Luis Sariego, presidente de la asociación organizadora del certamen, destacó la buena calidad de los caldos presentados este año al concurso, pese a que el calor de esta temporada esté otorgando unos toques dulces a la sidra, algo que está sucediendo a nivel general en la región. Respecto al concurso destacó que el ganador de este 2016 es uno de los diez participantes nuevos que se han incorporado este año al certamen. Él no quería inscribirse y fue su mujer la que se puso en contacto con la organización. «Nos decía que su marido hacía una sidra muy buena», apuntaba ayer Sariego. Está claro que la señora tenía razón.