El Comercio

El Cristo de Nueva levanta su hoguera

Los simpatizantes del Cristo, vestidos de porruano, trasladan la hoguera en dirección al barrio de Triana.
Los simpatizantes del Cristo, vestidos de porruano, trasladan la hoguera en dirección al barrio de Triana. / G. F.
  • La jornada de víspera del día grande contó con la presencia de la banda de gaitas Llacín, el grupo Principado y más de cien aldeanas

Los vecinos de Nueva que son simpatizantes del Cristo iniciaban en la tarde de ayer sus tradicionales festejos con la plantación de la hoguera, un eucalipto de 36 metros de largo y 1.000 kilos de peso que por la mañana habían cortado en los bosques de Huergu. En la comitiva por las calles de Nueva salió la hoguera, a hombros de 60 niños y mozos enfundados en el traje de porruano; la banda de gaitas Llacín, bajo la batuta de su director Vitor Carbajal y formada por 24 gaiteros y doce percusionistas; el grupo de gaitas Principado y más de un centenar de niñas y mozas ataviadas de aldeana llanisca.

La comitiva con la hoguera se ponía en marcha en el barrio de la Farmacia y transitó por la plaza de Laverde Ruiz, en dirección al puente sobre el río Ereba y el barrio de Triana. Al frente del árbol se situaba el riosellano Daniel Fernández, quien más tarde cedía el puesto cabecero a Rafael Sánchez. Los mozos que acompañaban al eucalipto iban provistos de cuerdas y portaban la legendaria hacha de dos bocas que fuera propiedad del recordado Antonio Pedrayes.

Al llegar a Triana la persistente lluvia no hizo mella en los esforzados plantadores y tras colocar las cuerdas en lugar estratégico comenzaban la plantación. En apenas veinte minutos la cima del eucalipto miraba al cielo. De dirigir los trabajos se ocupó, un año más, el entusiasta Tomás Alonso 'Tomasu', muy bien asistido por Julio Argüelles 'El Serrranu'.

Una vez que el árbol se encontraba en posición vertical, la multitud se trasladó al prau de la fiesta para presenciar el festival folclórico, que contó con el acompañamiento del gaitero Manolín Vela y el tamboritero Gregorio Trespalacios. Se bailaron las jotas de Cadavedo, el Cuera, Boal y Leitariegos, así como el Pericote y el Xiringüelu de Naves.