El Comercio

El Esmerillón suelta sus últimas truchas del año

Uno de los guardas procede a la suelta de truchas en el río Ereba de Nueva de Llanes.
Uno de los guardas procede a la suelta de truchas en el río Ereba de Nueva de Llanes. / N. ACEBAL
  • La sociedad depescadores, de la manode la Consejería de Desarrollo Rural, harepoblado este año losríos con 169.000 alevines

El Esmerillón dotaba ayer de nueva vida los ríos por última vez en esta temporada. Lo hacía con la suelta de 5.000 alevines de trucha, que cría en su propia piscifactoría durante el resto del año. El presidente de la sociedad de pescadores de la cuenca del Sella, Antón Caldevilla, se mostraba más que satisfecho con el trabajo realizado. De hecho, aprovechó para apuntar que durante la presente temporada 2016 «hemos echado al río un total de 169.000 truchas en los cauces del Oriente». «En total, entre las nuestras y las que la Consejería suelta en una parte del río Piloña, se podría estar hablando de unos 230.000 ejemplares nuevos en lo que llevamos de año», detalló. El volumen de sueltas de El Esmerillón es este año un poco inferior al de la pasada campaña, lo que se debe únicamente «a que contamos con menos reproductores». «Nacieron más machos y nos hace falta un equilibrio», apuntó.

En las labores de ayer, El Esmerillón contó con el apoyo de dos guardas de zona, que se encargaron de recoger las truchas de la piscifactoría y de trasladarlas en un vehículo adaptado hasta el cauce elegido. En esta ocasión los ejemplares fueron soltados en el río Ereba, en Nueva de Llanes, en una zona en la que se espera que las truchas desciendan pero también puedan llegar a remontar.

El personal de la Consejería admitió que las campañas de repoblación están siendo muy exitosas durante los últimos años. De hecho, se ha podido demostrar tras el seguimiento de varias temporadas que, actualmente, entre el 30 y el 60% del volumen de la especie en los ríos regionales proviene de repoblaciones.