El Comercio

Vecinos de Ribadesella reclaman más seguridad en las obras de El Concilio

La tubería que cruza la acera y rechazan los vecinos.
La tubería que cruza la acera y rechazan los vecinos. / N. ACEBAL
  • Denuncian la existencia de una tubería de desagüe que «además de interrumpir el paso por la acera desemboca cerca de una alcantarilla»

Vecinos del riosellano barrio de El Picu han levantado la voz para reclamar mayores medidas de seguridad e higiene en las obras de excavación que se están llevando a cabo en la parcela de El Concilio. Los trabajos se reanudaban el pasado lunes con el martilleo de la pala y la instalación de las casetas de obra. De una de estas garitas sale una tubería de desagüe que, según denuncian, además de interrumpir el paso de peatones por la acera desemboca a escasos centímetros de una alcantarilla. Los vecinos entienden que los tablones y rocas de gran tamaño que se han utilizado para ocultar la tubería sobre la acera son «un riesgo» para su integridad.

A su vez, consideran en el barrio que una tubería de aguas fecales «nunca puede verter en una arqueta instalada para recoger las aguas pluviales y menos en plena calle».

Los residentes de El Picu están resignados. Saben que por delante tienen varios meses de incomodidades, molestias e inconvenientes, tantos como los previstos para la excavación y posterior construcción de un edificio de apartamentos, unos dieciséis meses. Las máquinas deben perforar entre nueve y diez metros de profundidad para crear las dos plantas subterráneas que albergarán 65 plazas de aparcamiento previstas en el proyecto. Posteriormente se levantará un edificio de bajo y tres plantas donde se construirán alrededor de 18 apartamentos. Sin embargo, los vecinos no están dispuestos a tolerar la presenciar aguas fecales en plena calle, frente a sus portales. Por ese motivo, piden y exigen que «se corrija esta situación» y mayores medidas de seguridad e higiene en la obra.