El Comercio

«El paisaje y sus gentes son lo mejor que tienen Piloña y toda Asturias»

Familiares y miembros de la corporación arroparon al homenajeado en el acto de nombramiento.
Familiares y miembros de la corporación arroparon al homenajeado en el acto de nombramiento. / E. C.
  • José Manuel Gómez y Rodríguez de Pumarada agradeció al concejo su nombramiento como Hijo Predilecto con una edición especial de El Quijote

Arropado por sus vecinos, la corporación y su familia, el presidente del Grupo Anaya, José Manuel Gómez y Rodríguez de Pumarada, recibió ayer el título de Hijo Predilecto del concejo de Piloña, que se le había concedido el pleno municipal el pasado mes de mayo, en un sencillo acto que concluyó con una misa en el Santuario de La Cueva y se alargó con una comida en la casa que el homenajeado tiene en la localidad de Pintueles.

El alcalde de Piloña, Iván Allende, tomó la palabra para dar lectura al acta del pleno que oficializó este reconocimiento y para destacar la figura de Gómez, mostrando su convencimiento de que a partir de ahora «va a continuar siendo el gran embajador de Piloña y además con nuevos motivos, por esta distinción, la máxima que puede otorgar un Consistorio a un vecino» y reiteró el agradecimiento del concejo «por todo el trabajo que has hecho y el que sabemos que harás».

El homenajeado tomó la palabra para recordar, en un primer momento, sus primeros nueva años de existencia, cuando pasó su niñez en la localidad de Valle y disfrutó de «las jornadas por los montes y prados», en compañía de muchos animales. También mencionó el anual trayecto que realizaba a pie hasta el Real Sitio de Covadonga y sus primeros encuentros con la lectura, gracias al libro de Juan Ramón Jiménez, 'Platero y yo' y, por supuesto, al Quijote, gran referencia de las letras mundiales.

A los nueve años emprendió el camino de la emigración, embarcando rumbo a Río de Janeiro en el buque 'Cabo de Hornos', «en tercera clase». Ahí comenzó una gran aventura vital, que culminaría con sus estudios en Máster y Dirección de empresas. En su discurso también se refirió a su encuentro con la fe, «con el rezo» y así, «ya nunca más me encontré solo, porque como creyente soy más fuerte».

La importancia de la familia en su vida también quedó de manifiesto en su intervención. Tuvo palabras para su mujer, sus hijos y sus nietos. Precisamente a uno de ellos, Hugo, dedicó una de las frases finales, a modo de enseñanza vital: «Da lo mejor de ti mismo, no racanees». Aseguró que la distinción significaba una «un orgullo y una vuelta a las raíces» y la voz se le quebró al dedicársela a «aquellos que me acompañaron en mis años de la niñez». «Me siento como un alumno al que le han encargado unos deberes y ahora, después de hacerlos, me decís todos: has aprobado», relató.

El nuevo Hijo Predilecto de Piloña, también se refirió al Quijote, de Miguel de Cervantes, «que suscitó en mí la pasión por la lectura y por la aventura». Esta referencia mundial para las letras estuvo muy presente en el acto, especialmente por el hecho de que Gómez quiso agradecer al Ayuntamiento este reconocimiento con la entrega de una edición especial de El Quijote, impresa para la ocasión. «El Quijote siempre ha sido muy importante en mi vida; yo edito casi 2.000 libros al año y de este he publicado muchas ediciones distintas; siempre, siempre, hay algo que aprender de él».

El talento de escribir

En sus visitas a Piloña, a la casa que tiene en Pintueles, no deja de aprovechar cada minuto para disfrutar del «paisaje y de las gentes de la zona; creo que es lo mejor que tiene Piloña y Asturias» y destaca esos momentos sencillos e impagables, en los que «uno puede caminar sobre las hojas y las castañas caídas, o sentarse bajo un árbol a leer».

Entorno a la situación por la que pasa el mercado editorial y la posible transformación que está experimentando la literatura con los nuevos formatos, Gómez se mostró optimista, «porque de estos momentos complicados también se aprende, hay que verlo como un nuevo reto», matizando que, al final, «el contenido del libro no varía, el mensaje y la creación es la misma y hay que tener en cuenta que el cerebro está preparado para adaptarse al formato digital, a la tecnología... Pueden venir otras plataformas, pero el libro continuará mientras siga existiendo el talento de escribir».