El Comercio

«Si el PGO de Llanes estuviera aprobado el problema del Kaype no existiría»

Álvarez Campillo y Sanz, en la entrega del reconocimiento a Llanera, con Trevín y Herrero detrás.
Álvarez Campillo y Sanz, en la entrega del reconocimiento a Llanera, con Trevín y Herrero detrás. / N. A.
  • Álvarez Campillo se pronunció por primera vez en público tras varios meses de silencio y puso en duda la voluntad del cuatripartito para sacar adelante el documento

Quince meses guardando silencio «por respeto institucional», pero ha llegado el momento en que Dolores Álvarez Campillo exponga su postura ante la situación política de Llanes, porque «me lo pide el cuerpo». Ladiputada regional y exalcadesa llanisca hizo un repaso por la actualidad del concejo valorando, por ejemplo, que «si el Plan General estuviera aprobado el problema del Kaype no existiría». La posibilidad de que en menos de dos semanas puedan empezar las obras de derribo de la ampliación y mejora del hotel de Barro hizo acalorarse a la exregidora, que llegó a sentenciar que este hotel «va a ser el primero en España que, sin estar construido, empiece a dar beneficios».

La socialista se puso en numerosas ocasiones en la piel de la propiedad del establecimiento hotelero, garantizando que «si quieren, levantarán en cuatro años de nuevo el Kaype y los llaniscos les vamos a pagar el derribo y la nueva construcción». Y es que recordó que, si el actual equipo de gobierno ha actuado «para solicitar a la promotora que legalizase el 80% de lo construido», fue exclusivamente «porque el PSOE se lo advirtió». «Si yo soy la propiedad, lo juro, el 1 de octubre lo tiro entero y me pagan, pero la pena es que no lo paguen ellos -por el gobierno del cuatripartito-», valoró. La diputada augura que «en dos meses volverían a tener licencia y levantarían de nuevo el hotel, en el mismo lugar, pero un poco más pequeño». «Si este gobierno hubiese sabido defender los intereses de Llanes donde los había que defender esto no estaría pasando», ratificó.

Todas estas declaraciones las hizo durante la XXXVII Fiesta Socialista de La Portilla, que tuvo lugar en la mañana de ayer y que dio la oportunidad a la secretaria general de la agrupación llanisca de expresarse ante lo que calificó como «un gobierno paralizado». Y tanto es el malestar que le provoca el escenario actual de la política en Llanes que, en relación al nuevo documento urbanístico, llegó a afirmar que «ni 'jartos de grifa' hacen estos un PGO en dos años». Esta era la fecha planteada en los últimos días desde el Consistorio, puesta en duda por Álvarez Campillo por varias cuestiones: «el procedimiento administrativo normal del documento, la ausencia de adjudicación de un equipo redactor y su falta de interés, pues saben que meterse en un plan es meterse en graves problemas y esta gente huye de los problemas como del aceite hirviendo».

Sobre la participación ciudadana en el PGO adelantó que «si buscan que los vecinos digan qué urbanismo quiere, se lo puedo decir yo: 'el prau míu, edificable'». «En urbanismo el crecimiento de los núcleos está tasado por ley. A los pueblos hay que llevar un proyecto para que los vecinos valoren, que fue lo que hizo el PSOE», remachó.

La exalcaldesa rebatió todas las promesas electorales del gobierno en coalición de «la derecha, la izquierda y los populistas», recordando que «prometieron aire nuevo, caras nuevas y nueva forma de hacer política». «El aire nuevo está dejando sin oxígeno a los funcionarios; la nueva forma de hacer política es la de la patada en la valla de una propiedad privada; y las nuevas caras son, guste o no guste, el frente del no moviendo los hilos del gobierno llanisco, es decir, la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes».

Mientras afirmó que «muchos llaniscos, incluso de la derecha, nos paran por la calle para reconocer que, después de todas las equivocaciones que pudimos tener, nos están haciendo pedestales», advirtió que «las cuitas internas de los miembros del cuatripartito son bastante mayores de lo que nos hacen creer». «El cemento que les va a unir son los sueldos y los sillones», afirmó y criticó el hecho de que «en plena crisis, la portavoz de Foro se vaya tres semanas a Tailandia porque está muy estresada».

Persecución

No dejó títere con cabeza la exregidora. Sobre la falta de aprobación de los presupuestos municipales advirtió que «como Avall dijo que no se aprobaban, no se aprobarán» y, en ese supuesto, indicó dos de los problemas que podrían surgir. Por un lado «no se podrá atender a la obligación marcada por ley de incrementar el salario de los funcionarios en un 1%, porque en las cuentas prorrogadas no aparece», y por otro recordó que «la subvención del Principado para el plan de salvamento en playas debe justificarse antes del 31 de octubre, con prórroga quizá a finales de diciembre, y para entonces no habrá presupuestos por lo que habrá que devolverla».

Entre los ponentes ayer también se encontraba el actual portavoz municipal socialista, José Herrero, que al igual que Álvarez Campillo quiso poner por delante la «persecución a la que estamos siendo sometidos los anteriores responsables políticos y los trabajadores municipales». «Es llamativo el trastorno obsesivo compulsivo del alcalde contra el PSOE, ve socialistas por todas partes», destacó. El portavoz municipal insistió en que el equipo de gobierno llanisco «está más preocupado del Partido Socialista que de gobernar».

En su apoyo y defensa salieron los otros dos ponentes de la cita, el diputado nacional Antonio Trevín y el diputado autonómico Nino Torre. El que fuera alcalde de Llanes describió el actual gobierno como «un tribunal de la inquisición». Por su parte, el también secretario general de las Juventudes Socialistas a nivel nacional puso a la agrupación llanisca como «un ejemplo dentro del resto de Asturias».

Por otra parte, Herrero tildó los quince meses de gobierno del cuatripartito de «lamentable espectáculo» y subrayó dentro de estos «el pasado verano». Y es que, entre otros aspectos que fue narrando, valoró que «el gobierno llanisco se ha olvidado de las escuelas del municipio durante estos meses y ahora se han dado cuenta y echan la culpa al Principado». «En algunas escuelas han sido los propios maestros los que, por las tardes, han colocado y acondicionado las aulas, mientras la concejala de Educación y Cultura está más enfocada a San Antolín de Bedón», denunció, advirtiendo de que había disponibles «más de 75.000 euros para desarrollar ese mantenimiento».