El Comercio

«Campillo va a llevar a Llanes al mayor problema económico de su historia»

  • Los cuatro partidos del gobierno responden a las críticas de la exalcaldesa indicando que con ellas «oculta su irresponsabilidad»

Por separado pero coincidiendo en la mayoría de las cuestiones respondían ayer los cuatro partidos del gobierno de Llanes a las críticas de la exacaldesa, Dolores Álvarez Campillo, vertidas durante la fiesta socialista del pasado domingo. Tras afirmar cuestiones como que «si el PGO de Llanes estuviera aprobado el problema del Kaype no existiría», la teniente de alcalde y edil de Urbanismo, Marián García (Foro), valoró que «Campillo oculta que su irresponsabilidad con el hotel Kaype va a llevar a Llanes al mayor problema económico de nuestra historia». «Como todo el mundo sabe, el problema existe por su empecinamiento en querer continuar a sabiendas de que estaba mal y pasarse por alto todas las órdenes judiciales», alegó en referencia al posible derribo de las obras de ampliación del citado negocio de Barro.

Juan Carlos Armas (PP) invitó a la exregidora socialista a «volver a leerse la sentencia que deja bien claro que ningún planeamiento podría conseguir que se legalizara esta construcción». También le aconseja que «deje de sacar la lengua a 'pacer'», ya que opina que «se alza en defensa de la propiedad del Kaype quizá como respuesta a los vínculos familiares que la pueden seguir uniendo a su actividad».

Para el alcalde llanisco, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), el hecho de que Álvarez Campillo afirmase que «el hotel Kaype es el único hotel que da beneficios sin estar aún terminado» no deja de ser «un insulto a Llanes, a los llaniscos y a los tribunales; y una imprudencia ante la que la propia justicia debería actuar de oficio recogiendo sus palabras». Y añadió que «el colmo de la burla y de la impunidad es que se atreva a hacer vaticinios», tales como «si yo soy la propiedad, el 1 de octubre lo tiro entero y me pagan, pero la pena es que no lo paguen ellos -por el gobierno del cuatripartito-». «La diputada Dolores Álvarez Campillo ha venido a Llanes a reírse de los llaniscos», sentenció el regidor.

Una afirmación esa última a la que también quiso responder el portavoz de Izquierda Unida, Javier Ardines, indicando que «hay que tener poca vergüenza para echar la culpa del 'caso Kaype' a este equipo de gobierno cuando aún no ha explicado, como alcaldesa que era, por qué se tramitó la licencia en tiempo récord». «La falta de pruebas no quiere decir que esta señora no sea culpable de lo que está por venir», valoró.

Respecto a la frase con la que la diputada regional valoró que «ni 'jartos de grifa' hacen estos un Plan General en dos años», los ediles compartieron las palabras de Riestra, que afirmó que se trató de «un exabrupto impropio de una responsable política que pretende representar a los asturianos del Oriente». Y sobre el documento urbanístico, le llamó la atención al concejal de IU que «esta señora venga a dar lecciones a un equipo que lleva poco más de un año, cuando su partido no fue capaz de sacar adelante un PGO de la mano de la legalidad en 28». Juan Carlos Armas entendió de sus palabras, por otra tarde, que «no cree en la participación ciudadana y en un plan respetuoso con su entorno y en el que los vecinos quieran dar su opinión».

«Desconozco completamente la labor que esta señora esta haciendo en la Junta General del Principado y no sé ni de una solicitud en favor del municipio de Llanes», reclamó la portavoz de Foro y a una posible respuesta se adelantó el primer edil, que afirmaba ayer que el cometido de Álvarez Campillo está siendo «poner palos en las ruedas desde Oviedo, pues no le importan los llaniscos sino la propia supervivencia de su partido».

Un Llanes mejor

La socialista ponía en duda también la posible aprobación de unos nuevos presupuestos, algo que Armas rebatió confirmando que «hoy mismo -por ayer- se registró la petición de PP y Foro para que, en un plazo máximo de 25 días, se convoque un pleno donde sus compañeros de partido también podrán debatir sobre dichas cuentas». Finalmente, sobre la persecución que el PSOE dice estar sufriendo por parte del cuatripartito, tanto hacia los concejales como hacia ciertos funcionarios, Enrique Riestra trasladó el sentir del resto del equipo de gobierno: «no me consta ninguna denuncia por acoso de ningún trabajador, ni percibo el temor al que se refieren». Sin embargo, dijo entender que «entre los muchos trabajadores contratados a dedo por el Partido Socialista, y cuyas plazas saldrán a concurso en los próximos meses, haya cierta inquietud».

En relación al futuro del pacto de gobierno, Juan Carlos Armas asumió que «somos cuatro partidos y tenemos diferentes percepciones sobre ciertas cosas, pero lo único que nos mantendrá estos cuatro años es la voluntad de hacer un Llanes mejor, lo que el PSOE en tanto tiempo no consiguió».