El Comercio

Llanes trabaja para cerrar el pliego de condiciones del PGO antes de fin de año

Riestra se dirige a los asistentes a la reunión sobre el proceso de participación del Plan General.
Riestra se dirige a los asistentes a la reunión sobre el proceso de participación del Plan General. / J. LL.
  • El proceso de participación ciudadana inicia la fase de reuniones con los pueblos y se espera que también concluya en diciembre

Alcaldes de barrio, juntas vecinales y representantes del equipo de gobierno se daban cita ayer en una reunión con el equipo que se encuentra dando forma al proceso de participación ciudadana previo a la elaboración del nuevo Plan General de Ordenación (PGO) de Llanes. Aprovechando el encuentro la concejala de Urbanismo, Marián García de la Llana, adelantó que el Consistorio trabaja estos días para poder presentar el pliego de condiciones del futuro documento «antes de que finalice el año». Es la voluntad de la responsable en la materia, que adelantó que durante las últimas semanas «he estado consultando tanto el pliego del anterior PGO presentado como otros que desde el Colegio de Arquitectos de Asturias nos están haciendo llegar».

La voluntad municipal pasa por plasmar en este documento «una hoja de ruta que dé pie a la contratación de un equipo redactor externo y profesional». Y junto a él se dará traslado de las conclusiones que se extraigan del trabajo que se está desarrollando en el proceso de participación, que ayer daba un paso más.

El colectivo Zuloark, que se encarga de la gestión de este proceso desde el mes de junio, prevé terminar con el trabajo de investigación y análisis en tres meses y poder presentarlo al Ayuntamiento «antes de la Navidad». Previamente se deberán completar varias fases, entre ellas la que ahora comienza y que busca escuchar de cerca el sentir de los pueblos.

Estos plazos se comentaron tras el desencuentro del alcalde llanisco con el decano del Colegio de Arquitectos de Asturias, Alfonso Toribio, quien quiso estar presente en la reunión e interesarse por las fechas que se manejaban para el avance del Plan General llanisco, pero Enrique Riestra indicó que «no es momento» para ello por tener la reunión otros objetivos.

En la cita de ayer se debatió el calendario de reuniones que se prevé tener con los vecinos, un total de 26 por el momento, y en las que varios núcleos se juntarán para evitar que el proceso se dilate demasiado en el tiempo. Las sesiones tendrán lugar de tarde los días laborales, en principio a partir de las 19 horas. Los fines de semana habrá dos sesiones por día, en horario de mañana y tarde.

Ayer también se trató de avanzar en el análisis del método de trabajo, estudiando contenido y formato a emplear en el desarrollo de los encuentros. De este modo se entregó una ficha a los representantes vecinales asistentes, para que en ella se plasmen los principales objetivos a debatir en cada pueblo, las características que deberían marcar el rumbo dentro del mismo y las personas que podrían servir como puente para avanzar, en la siguiente fase, en mesas de trabajo más específicas. Todo ello, con el propósito de que crear un clima adecuado y una dinámica de participación sin exclusiones donde todos los vecinos puedan plantear su parecer.

Riestra quiso animar a todos los vecinos a asistir a estos encuentros y garantizó que «ningún pueblo quedará excluido del proceso, aunque no tenga alcalde o junta que lo represente». «Lo que se pretende es conocer los pueblos tal y como son, con sus características, que cada uno pueda aportar y juntos llegar después a un consenso» valoró el regidor, que añadió que «no hay que tener miedo a lo nuevo». Entre los asistentes también se planteó la necesidad de incluir en este proceso el contenido de los cientos de alegaciones que se presentaron al anterior PGO, «pues la movilización de los pueblos fue enorme y allí ya se plasmaron ya todas las necesidades».