El Comercio

El alcalde llanisco recalca que un plan urbanístico no puede legalizar las obras del Kaype

Un automóvil pasa junto a la parte ampliada del hotel Kaype, situado en la localidad llanisca de Barro.
Un automóvil pasa junto a la parte ampliada del hotel Kaype, situado en la localidad llanisca de Barro. / JUAN LLACA
  • El Ayuntamiento está a la espera de conocer si una parte de la ampliación del hotel se salva del derribo al estar levantada sobre suelo urbano consolidado

«No se puede legalizar con un nuevo plan urbanístico lo que por sentencia firme es ilegal». Así de rotundo se mostró ayer Enrique Riestra, alcalde de Llanes, que de esta manera quiso responder a afirmaciones como las realizadas el pasado domingo por la exalcaldesa llanisca y diputada regional, Dolores Álvarez Campillo, quien dijo que «si el PGO estuviera aprobado el problema del Kaype no existiría». Riestra insistió en que existe jurisprudencia que avala su postura -el Tribunal Supremo anuló e plan parcial aprobado por el Consistorio de Colunga para legalizar la nave de Pacoli que ha sido demolida hace unas semanas-, y criticó que desde algunos sectores se esté tratando de «engañar» a los vecinos.

Y sobre el Kaype el Ayuntamiento de Llanes aguarda aún a conocer la decisión de la magistrada del juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Oviedo respecto a la petición para legalizar una parte de las obras del hotel: las que se levantaron sobre suelo urbano consolidado, calificación con la que cuenta una de las tres parcelas en las que se llevaron a cabo estos trabajos.

Enrique Riestra recordó ayer que a principios de julio la arquitecta municipal elaboró un informe técnico en el que indicaba que se podían ajustar a la legalidad vigente esa parte de las obras. Por este motivo se ha presentado ante el juzgado un incidente de legalización. «El Ayuntamiento tiene la obligación, después de este informe, de instar el procedimiento de legalización» de lo construido sobre suelo consolidado, apuntaba ayer en regidor, quien añadía que «todo esto está en el juzgado, que es quien tiene que resolverlo».

En el informe técnico de la arquitecta se aludía también a los artículos 241, 243 y 244 del Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril ,por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo (TROTU), que dispone entre otras cuestiones que, siempre que no hayan transcurrido más de cuatro años desde la total terminación de las obras sin licencia, el órgano municipal competente requerirá al propietario para que ajuste las obras o, en su caso, solicite licencia, siempre que se estime que la actuación pudiera ser legalizable previo informe técnico, como parece que es este caso. De hecho el Ayuntamiento instó a la propiedad del hotel a que solicitase la legalización de esta parte de las obras.

De aceptar la Justicia esta petición es posible que se tenga que modificar el proyecto de demolición de la parte ampliada del hotel encargado por la sociedad propietaria. Un derribo que está previsto que dé comienzo el 30 de septiembre si no hay ningún nuevo aplazamiento. Precisamente sobre ese documento debe realizar un informe técnico el Ayuntamiento de Llanes, pero el alcalde recordaba ayer que los funcionarios con conocimientos para redactarlo se han abstenido de sus funciones en esta cuestión al estar investigados por un presunto delito de prevaricación administrativa en la concesión de las licencias municipales que posibilitaron las obras de ampliación de este hotel de Barro.

Recurso

El Consistorio está a la espera de conocer si recibe la ayuda de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) para que funcionarios de la Administración regional elaboren el informe perceptivo sobre el proyecto, documento que fija en seis meses el plazo de ejecución del derribo y que valora estos trabajos en 1,13 millones de euros.

Riestra también se pronunciaba ayer sobre el recurso interpuesto por el Ayuntamiento contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Asturias de sobreseer la causa contra Dolores Álvarez Campillo, José Herrero y cuatro técnicos municipales por una presunta prevaricación administrativa en los permisos del Kaype. El alcalde manifestaba que en el equipo de gobierno consideran que en el sumario «hay causas más que probables para elaborar el recurso». «Si sale adelante los que ganan son los vecinos del concejo porque se verán reducidas las responsabilidades del Ayuntamiento», valoró el alcalde.

Temas