El Comercio

Comienzan las obras de rehabilitación de la iglesia de Viego, en Ponga

Los trabajos de la rehabilitación de la iglesia de Viegu, que comenzaron esta semana a cargo de.
Los trabajos de la rehabilitación de la iglesia de Viegu, que comenzaron esta semana a cargo de. / E. C.
  • Los trabajos se financiarán a través de la recaudación conseguida por los vecinos y una subvención del Arzobispado de Oviedo

Los vecinos de la localidad pongueta de Viego están de celebración. Estos días son testigos del inicio de los trabajos de rehabilitación de la iglesia de Santa María, un edificio que en los últimos años había sufrido un deterioro preocupante. Tanto es así que, desde hace algunos meses, los lugareños se pusieron manos a la obra para recaudar fondos para hacer posible un arreglo integral del templo.

Los trabajos que se acometerán de forma inicial serán destinados a mejorar el tejado de la nave central y la espadaña. Se espera que la actuación se desarrolle por fases, con la intención de que a la vuelta de unos años la iglesia pueda lucir un aspecto restaurado y sea segura. El proyecto se ha planteado así teniendo en cuenta que el conjunto de la construcción consta de tres edificios, la nave central, la sacristía y el pórtico. Este último se está desplazando visiblemente -el Ayuntamiento ha colocado vallas de seguridad a petición de los vecinos- y, para poder solucionar este problema, es necesario comenzar por la parte central.

Esta primera actuación asciende a menos de 20.000 euros, una cifra que gracias a una subvención concedida por el Arzobispado de Oviedo, donaciones altruistas de vecinos y el trabajo recaudatorio que se ha desarrollado durante los últimos meses, se ha conseguido reunir. Pero el trabajo no para. Los vecinos cuentan con un mercadillo de segunda mano permanente en la escuela de oficios de Viego, que trasladan a Gijón, Oviedo o Cangas de Onís cuando se les cede algún local. Además se han hecho rifas y sorteos y está previsto organizar una comida popular, todo a beneficio de las obras. El párroco local, Alejandro González, es uno de los principales promotores del proyecto.