El Comercio

Un cuadro de premio y con historia

Guille Fernández García muestra su obra, ‘Nieve en el bosque’, durante la entrega de premios.
Guille Fernández García muestra su obra, ‘Nieve en el bosque’, durante la entrega de premios. / Nel Acebal
  • El pintor ovetense Guille Fernández logra el premio ‘Memorial Carlos de Häes’ en el certamen del Patronato de Picos

Quizá fue el rincón excepcional o las personas que se lo mostraron. Quizá la luz proyectada en una imagen o las ansias de crear algo nuevo y diferente. Los motivos pueden ser varios, pues la obra ganadora del Concurso de Pintura Naturalista Picos de Europa tiene detrás una bonita historia. El artista ovetense Guille Fernández recogía ayer en Covadonga el premio ‘Memorial Carlos de Häes’, en un certamen artístico en el que la temática era cerrada, pero a la vez extensa.

Su obra, ‘Nieve en el bosque’, en sus 150 de ancho y 50 de largo cuenta la historia de unos padres aficionados al senderismo que hacen una ruta por el Parque Nacional y se topan por sorpresa con un paisaje de postal en la vega de Orandi. El mismo que empaquetaron en formato fotográfico y regalaron a su hijo. Él, poco después de observar los detalles y el potencial de este espacio, creó una obra pensada para este concurso. «Cuando hay una temática cerrada los artistas nos sentimos coartados. Pero en este caso, con los paisajes de los Picos como marco, las posibilidades en realidad eran infinitas», detalla el autor.

Lo que se puede ver en este óleo sobre lienzo es «un bosque de hayas nevado, con un sendero que hace imaginar la presencia humana y un riachuelo». Esa fue la base de su trabajo y, con lo que lo hizo destacar aún más, fue con el formato. «Es un tamaño diferente por el que aposté y logré ser el único de los muchos participantes del concurso».

Ya con el premio bajo el brazo. Fernández confesó que desarrolla su arte «con la libertad que me aporta tener otra ocupación, en mi caso la de enfermero, consiguiendo trabajar únicamente en las obras que me interesan y verdaderamente llaman mi creatividad e inspiración».

A los organizadores, tanto el Patronato del Parque de Picos como al Principado, les agradece «que hayan decidido apostar por el arte, en un momento de crisis importante». «Todo lo que sea dar visibilidad a la cultura y el arte es de agradecer». Y sobre su galardón se muestra «feliz e ilusionado», pues según describe «la profesión artística es muchas veces un camino en solitario en el que, un precio así, es como una parada de aliento que recibes como un ‘lo estás haciendo bien’».

El ovetense se formó en Artes y Oficios en Avilés, de la mano de ‘Favila’ y pese a su juventud acumula ya numerosos reconocimientos. Aunque su obra es vocacionalmente paisajística «estoy avanzando en los últimos tiempos hacia el retrato». Una cosa hay clara, los Picos de Europa son para este pintor gran fuente de inspiración.