El Comercio

Luis Arturo, el pregonero.
Luis Arturo, el pregonero. / E. C.

El municipio riosellano festeja este fin de semana San Miguel y el Rosario

  • El entrenador y deportista Luis Arturo dará el pistoletazo de salida a las celebraciones en el barrio de El Cobayu

Concluido el verano, el concejo de Ribadesella recibe al otoño con ferias y fiestas de toda índole y condición. Este mismo viernes arrancan en El Cobayu las populares fiestas en honor a San Miguel. Lo harán con la acostumbrada espicha para los socios y con el pregón. El encargado de ensalzar las excelencias del barrio será un hijo adoptivo del mismo. Un llanisco nacido en Cantabria que contrajo matrimonio en El Cobayu. El entrenador que subió al Ribadesella C. F. a Preferente y ahora dirige los destinos del Oviedo B, Luis Arturo, que intentará estimular a las masas para cuatro intensos días de fiesta.

Viernes y sábado verbenas. El domingo, día grande, con una procesión que comenzará a las doce y media en la plaza de la iglesia y que recorrerá el amplio espacio que la separa del Cobayu, donde a la una comenzará la misa de campaña. Esta estará cantada por el coro infantil de la parroquia. La tarde dominical quedará reservada para los bailes regionales con un momento de micrófonos abiertos para que cada cual dé rienda suelta a sus aficiones vocales. El lunes queda reservado para los más pequeños, que disfrutarán de juegos infantiles y una reconstituyente chocolatada. Para los socios de San Miguel se repartirá el bollo preñau y la botella de vino. La noche se cerrará con el animado y concurrido concurso de baile y la elección del Rey y la Reina de este año. Esa será la gran noche para los lugareños del barrio.

En paralelo, y a escasos kilómetros del barrio, el mismo domingo 25 se celebrará la 62 Feria de Nuestra Señora del Rosario en San Esteban de Leces, un evento que nunca ha faltado en el calendario festivo local. «Es una feria que con la desaparición del ganado se ha venido a menos, pero con el tiempo, con sus altos y bajos, ha mutado para convertirse en una fiesta gastronómica», explicó José María González Varas, Chichi. No obstante, la organización espera la presencia de algunos cuadrúpedos. En concreto, caballos, los únicos que acuden en los últimos años. «La parroquia de Leces cuenta con nueve pueblos y solo dos conservan la actividad ganadera, Abeu y Bones», añadió Chichi.

Sin embargo, quienes en la mañana del domingo decidan pasar por San Esteban se van a encontrar con una copiosa pitanza que los vecinos ofrecen generosamente de forma gratuita. Se trata de una degustación de las típicas preparaciones de aldea. Desde borona hasta tortos con picadillo pasando por tortillas, empanadas o bollos preñaos. El reparto comenzará a la salida de misa y se prolongará hasta las cuatro de la tarde. A esa hora arrancará un programa de variado entretenimiento en el que se incluyen concurso de brisca al aire libre para los hombres y de parchís para las mujeres. Un Dj se encargará de animar la velada y unos hinchables harán las delicias de los más pequeños.