El Comercio

La reforma del puente de Ribadesella suprimirá una de las escaleras de acceso

Las escaleras próximas a la plaza de abastos son las que prevé suprimir el proyecto presentado por Carreteras al Ayuntamiento.
Las escaleras próximas a la plaza de abastos son las que prevé suprimir el proyecto presentado por Carreteras al Ayuntamiento. / NEL ACEBAL
  • La propuesta presentada por Carreteras incluye la unificación de las dos aceras en una sola orilla del viaducto, tal y como planteó el Ayuntamiento

El proyecto de reforma diseñado por la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias para el tablero del puente de Ribadesella incluye la desaparición de una de las tres escalinatas de acceso al viaducto. Teniendo en cuenta que el objetivo principal del proyecto pasa por unificar las dos aceras en una sola orilla, en la margen derecha dirección a la playa, la escalera que se suprimirá es la que está situada a la izquierda, junto a la plaza de abastos y el podio del Sella. La actuación conservará tanto la escalinata próxima a la Oficina de Turismo y al Paseo Princesa Letizia como la que desemboca en el puerto deportivo, en la zona de El Muellín.

El anteproyecto elaborado por técnicos del Ministerio de Fomento llegaba esta semana al Ayuntamiento de Ribadesella. A falta de un estudio pormenorizado tras el que se darán a conocer más detalles, también ha trascendido que la reforma estructural prevé la reordenación de los pasos de peatones vinculados al viejo viaducto. De este modo, el que está situado antes del giro a la playa, a través de la calle Coronel Bravo, se retrasará unos metros para reubicarse entre El Concilio y el Hórreo del Picu. De esta forma enlazará con la futura senda peatonal prevista a lo largo de la Avenida de Tito Bustillo, proyecto que quiere rescatar el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ribadesella.

En la margen izquierda del puente se colocará un petril de separación para evitar que los vehículos que circulen hacia el caso urbano de la villa lo hagan próximos a la barandilla. La margen derecha, aguas abajo del Sella, quedará reservada para unificar y concentrar las dos aceras, ampliando el espacio destinado a peatones y a todo tipo de artilugios de locomoción, desde sillas de ruedas hasta carritos de bebé. Con esta reforma, Ministerio y Ayuntamiento esperan dar mayores garantías de seguridad a las miles de personas que anualmente atraviesan el puente que cruza el río Sella en la travesía riosellana de la carretera N-632.

La idea de agrupar las dos aceras en una sola margen del puente fue presentada en marzo de 2014 por la alcaldesa, Charo Fernández, como una solución alternativa y provisional ante la falta de presupuesto y voluntad política para construir un nuevo viaducto. Esta última es la única apuesta de Foro Asturias en torno al puente. El partido político que gobierna en el Ayuntamiento de Ribadesella no se conforma con la ampliación del tablero y seguirá reclamando una «inversión millonaria» para que Ribadesella cuente con un digno y seguro. Sin embargo, como los años pasan y esa partida no aparece, la regidora reclamó la unión de aceras como solución provisional a los muchos problemas existentes con la movilidad de peatones. Carreteras aceptó el envite y en junio de este año iniciaba los trabajos topográficos para redactar el proyecto. El documento ya está en manos del Ayuntamiento de Ribadesella.