El Comercio

Absuelven a los dos acusados de demoler una panera de más de 100 años en Piloña

  • La Audiencia Provincial deja sin efecto el fallo del Juzgado Penal Número 1 que les condenaba a seis meses de cárcel por un delito contra el patrimonio histórico

La Audiencia Provincial ha estimado el recurso y dejado sin efecto la sentencia que condenaba a seis meses de cárcel a cada uno de los dos hermanos acusados de demoler una panera de más de 100 años situada en el núcleo de La Piñera, situada en la parroquia de Sevares.

En la sentencia la Audiencia Provincial estima que los indicios por los que se condenó en primera instancia a estos dos hermanos son «endebles» y no son suficientes para «desvirtuar la presunción de inocencia que ampara a los acusados», por lo que «procede estimar el recurso presentado» por los representantes legales de estas dos personas.

En el fallo se indica que «resulta patente que no concurre prueba directa de que los acusados procedieran por sí mismos o por medio de tercero a la demolición de la panera». De hecho se repasa en la sentencia el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal Número 1 de Oviedo y se destaca el núcleo del recurso se basa en que «no existe prueba directa alguna de los hechos imputados» a las dos personas que ahora han sido absueltas.

En aquel juicio celebrado en primavera ninguno de los testigos vio a los dos acusados demoler la panera. Los dos hermanos, gestores de una entidad dedicada a la construcción de inmuebles, solicitaron el 13 de enero de 2010 una licencia de obras para reformar y ampliar un edificio para apartamentos rurales en una parcela de su propiedad en La Piñera, en la que también se encontraba una panera incluida como bien etnográfico con protección integral en el catálogo urbanístico de Piloña, en enero de 2009.

Las declaraciones de los testigos indicaban también que el estado de este elemento era malo. Alguno incluso afirmó que «ya no se tenía en pie cuando se desplomó». Uno de los testigos, profesional de la albañilería y que por su actividad conoce este tipo de elementos, manifestó que la panera «estaba muy mal y lo lógico es que se cayera».

También se destaca en la sentencia que la intención de los dos hermanos era conservar este elemento patrimonial, e incluso solicitaron en febrero de 2007 una subvención para restaurarla que no les fue concedida. Un taller de construcción y reparación de hórreos había cifrado en 22.000 euros los trabajos que requería la rehabilitación de este bien.

La propia persona que elaboró el catálogo urbanístico de Piloña tampoco descartó en el juicio que la panera se hubiese podido desplomar por sí sola dado su estado. Por todo ello la Audiencia Provincial absuelve a estos dos hermanos al no haber pruebas que acrediten que demolieron ellos mismos, o a través de terceros, la citada panera. Contra esta sentencia no cabe la posibilidad de interponer recurso.