El Comercio

El museo de El Cachucho abrirá sus puertas en dos años y medio

Representantes de las cuatro administraciones implicadas en este proyecto, ante el faro.
Representantes de las cuatro administraciones implicadas en este proyecto, ante el faro. / NEL ACEBAL
  • El espacio expositivo ocupará una superficie de cien metros cuadrados en la planta baja del faro de Ribadesella

La 'Casa del Cachucho', el Centro de Interpretación que divulgará la extraordinaria biodiversidad localizada en la primera Área Marítima Protegida (AMP) de España, verá la luz dentro de dos años y medio. Ese es el plazo que se han marcado las cuatro entidades e instituciones públicas comprometidas con un proyecto cultural que se ubicará en el centenario faro de Ribadesella. Entre ellas, la Autoridad Portuaria de Gijón, que cederá las instalaciones; el Principado de Asturias, que asumirá buena parte de la financiación; el Instituto Español de Oceanografía, que aportará el equipamiento museográfico y el Ayuntamiento de Ribadesella, que colaborará en todo lo que esté a su alcance.

El nuevo centro turístico-cultural del Cachucho ocupará los cien metros cuadrados de superficie correspondientes a la planta baja del faro de Ribadesella. Según explicó Laureano Lourido, presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, actualmente están distribuidos en ocho salas, «muchas de ellas pequeñas, hasta de once metros cuadrados, donde se puede hacer muy poco». Por ese motivo, se encargará un estudio arquitectónico para llevar a cabo una nueva distribución y una remodelación interna del inmueble. «Si ahora tenemos 27 tabiques igual quedan doce o diez, algo que decidirá un arquitecto, porque en un espacio de ocho metros cuadrados no se puede hacer nada salvo un juego para los niños sobre una especie que se pesque en El Cachucho», añadió Lourido.

El espacio resultante servirá para dar a conocer la rica biodiversidad de El Cachucho, un área submarina que está situada al norte de Ribadesella y que forma parte de la Red Natura 2000. Un espacio natural «que encierra una biodiversidad increíble, con mas de mil especies actualmente identificadas y valores ecológicos enormes», destacó el director del Instituto Español de Oceanografía, Eduardo Balguerías. En El Cachucho (Banco Le Danois) hay, al menos, cuatro hábitats vulnerables reconocidos por las organizaciones internacionales. «Es el equivalente a un parque nacional en tierra, un ecosistema que queremos acercar a la sociedad para que conozcan sus valores y aprenda a protegerlos», añadió Balguerías.

Más de 10 años de trabajo

El IEO lleva más de diez años trabajando en El Cachucho, desvelando sus secretos y publicando sus resultados científicos. Durante este tiempo ha acumulado enorme cantidad de material que, ahora será utilizado para dotar de contenidos el futuro Centro de Interpretación. En los depósitos del instituto cuentan con numerosos vídeos submarinos y fotografías, material biológico o levantamientos batimétricos que incluso permiten hacer videojuegos para ordenador, entre otras muchas cosas. «Material de muchísimo interés divulgativo», destacó Eduardo Balguerías.

Todas las partes consideran que Ribadesella es el lugar ideal para acoger el equipamiento y todo ese material debido a su cercanía con la primera AMP de España. Para la alcaldesa, Charo Fernández, «es un proyecto muy ilusionante en el que todos hemos puesto mucho interés». La regidora confía en que los contenidos sean un «gran atractivo» para todo el mundo y en que el centro sirva para dar a conocer «una riqueza que tenemos en Ribadesella y en toda la comarca, algo que nos servirá para aumentar la oferta turística y nos ayudará a desestacionalizar la temporada». El Ayuntamiento de Ribadesella se implicará en la medida de lo posible según vaya avanzando la actuación.

De momento, las cuatro partes implicadas se han reunido por primera vez para impulsar un proyecto que el director general de Pesca del Principado de Asturias, Alberto Vizcaíno, calificó como «fantástico y de muchísima importancia para Ribadesella, para Asturias, para la cultura y la oceanografía en general». A partir de ahora deberán repartirse el trabajo en base a las competencias de cada organismo, habrá que valorar económicamente el proyecto y definir la forma de colaboración de cada uno de ellos además del formato jurídico que lo regule. «Lo que sí hay es un acuerdo firme en que merece la pena colaborar entre todos para sacar adelante este proyecto», ratificó Vizcaíno.