El Comercio

El proyecto de reforma para el puente de Ribadesella no gusta al gobierno local

Vehículos cruzando en ambas direcciones el puente sobre la ría del Sella, en Ribadesella.
Vehículos cruzando en ambas direcciones el puente sobre la ría del Sella, en Ribadesella. / NEL ACEBAL
  • Los grupos de la oposición han solicitado la creación de una comisión informativa para conocer todos los detalles de la actuación

Los grupos de la oposición del Ayuntamiento de Ribadesella han solicitado una comisión informativa para conocer todos los detalles del proyecto de reforma del puente que cruza la ría del Sella. PSOE, PP y la concejala No Adscrita hicieron pública su petición durante el pleno ordinario del martes. Los tres reclamaron la convocatoria urgente de una reunión monográfica en la que se puedan estudiar los contenidos de la reforma propuesta por la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias. Una remodelación que no gusta ni al equipo de gobierno ni a la alcaldesa de Ribadesella. Así lo dijo Charo Fernández, aunque sin entrar en más detalles.

Quien se refirió a esa afirmación fue el portavoz de Pueblu. «Si no nos gusta habrá que cambiarlo», dijo Ricardo Cangas. Su partido también considera necesaria una comisión informativa sobre el puente, «aunque su urgencia la marcará la licitación o el comienzo de las obras. Lógicamente necesitamos información sobre el planteamiento previsto para no hablar sobre rumores o de noticias publicadas sino sobre datos concretos para no hacer castillos en el aire». No obstante, Cangas considera «un poco atrevida» la propuesta socialista para que el Ayuntamiento se implique en la reforma, afrontando la ampliación del tablero con sus propios recursos. «Antes hay que saber lo que va a costar, porque también quieren que con el remanente se pague el aparcamiento, así que no sé hasta donde nos va a llegar ese remanente», añadió.

Hasta la fecha, lo único que se sabe del proyecto de reforma es que esta se plantea para unificar en una misma margen del puente sus dos aceras. Un trabajo que traerá consigo la desaparición de la escalera próxima al Podio del Sella y la reordenación de los pasos de peatones más cercanos. El presidente del Partido Popular, Juan Manuel Blanco, espera reunirse con sus compañeros para recibir información fidedigna sobre ese proyecto.

Sanción

En la misma sesión plenaria, el equipo de gobierno dio cuenta de la propuesta de sanción interpuesta a Elecnor por incumplimiento de contrato. Se trata de la empresa que gestiona el suministro de energía eléctrica y el servicio de mantenimiento de las instalaciones eléctricas municipales. Según informó el concejal de Obras y Servicios, Enrique Gancedo, se han detectado una serie de «fallos y retrasos» en el ejercicio de sus funciones que han propiciado una propuesta de sanción de 17.515 euros. Como el Ayuntamiento atendió parcialmente el recurso de reposición presentado por la empresa, la sanción final se quedará en 12.939 euros, cantidad que se le retendrá del precio de la siguiente factura que se le emita a la empresa. Como los grupos de la oposición no quedaron satisfechos con las explicaciones aportadas, la alcaldesa decidió retirar el tema del orden del día para llevarlo a una comisión.

Uno de los temas más controvertidos del pleno estuvo relacionado con la moción presentada por Pueblu sobre la modificación del reparto de concejalías en el equipo de gobierno. Ricardo Cangas dijo que la propuesta de Foro no les convence, aunque también reconoció que carecen de capacidad política para evitarlo. «Nosotros lo haríamos mejor», dijo, pero en su propuesta se quedaron solos. PSOE, PP y la edil No Adscrita votaron en contra. En el PP creen que la moción estaba «pactada» entre Foro y Pueblu porque «se aceptan unos cambios sin tocar la liberaciones». Quienes «levantaron la liebre», los socialistas, volvieron a pedir la dimisión de Pablo García, el concejal de empleo que, a su juicio, actuó con «negligencia» al perderse la subvención para un nuevo Taller de Empleo. La alcaldesa defendió la reestructuración propuesta, «ya que con ella equilibramos las concejalías» y agradeció el trabajo realizado por Pablo García. «Esto no es una pérdida de confianza ni una reprimenda, sino todo lo contrario, porque yo considero que no hubo negligencia alguna, ya que el concejal estuvo pendiente de todo», añadió Charo Fernández.