El Comercio

El sargento de la Policía Local de Llanes denuncia a un agente por amenazas

Dependencias de la Policía Local de Llanes, en la parte trasera del edificio consistorial.
Dependencias de la Policía Local de Llanes, en la parte trasera del edificio consistorial. / E. C.
  • El Ayuntamiento ha abierto un expediente disciplinario y se dará audiencia a las dos partes para aclarar lo sucedido

El sargento de la Policía Local de Llanes ha denunciado ante el juzgado a un agente de este cuerpo de seguridad después de que, presuntamente, este policía le amenazase de muerte , según confirmaron ayer varias personas a este medio de comunicación. Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la mañana, sobre las 8.10 horas, en las dependencias de la Policía Local llanisca. Al parecer, siempre según el relato de personas cercanas al Ayuntamiento donde se encuentran las dependencias de este cuerpo de seguridad, el agente comenzó a increpar al sargento cuando éste llegó a su puesto de trabajo. No se produjo una agresión física, pero la escena fue muy tensa, indicaban ayer distintas fuentes.

El jefe de la Policía Local decidió poner lo sucedido en conocimiento del juzgado de Llanes y presentó una denuncia. Por su parte el Ayuntamiento de Llanes, administración de la que depende este cuerpo de seguridad, ha abierto un expediente disciplinario para aclarar lo sucedido. Juan Carlos Armas ejercía yer como alcalde en funciones al estar ayer ausentes el regidor, Enrique Riestra, (en un congreso en Madrid), y la primera teniente de alcalde, Marián García de la Llana, (regresa en unos días de sus vacaciones). Armas explicó que el secretario municipal va a ser el encargado de instruir este proceso en el que se dará audiencia a las dos partes y se adoptarán las medidas que se estimen oportunas al respecto.

Estas presuntas amenazas de muerte, de confirmarse que se produjeron, podrían constituir una infracción grave o muy grave de la Ley Orgánica 4/2010, de 20 de mayo, del Régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía, que se aplica también a las policías locales. Según el artículo 7 de esta norma estatal se considera como falta muy grave «la insubordinación individual o colectiva, respecto a las autoridades o mandos de que dependan» el agente o los agentes; mientras que se estiman como graves «la grave desconsideración con los superiores, compañeros, subordinados o ciudadanos, en el ejercicio de sus funciones o cuando cause descrédito notorio a la Institución Policial».

La instrucción del expediente disciplinario determinará si lo sucedido es constitutivo de algún tipo de estas dos faltas o, por el contrario, no incurre en ninguno de estos dos supuestos. En el caso de que se decida sancionar al agente implicado se le podría imponer una suspensión de funciones según la Ley Orgánica 4/2010, que puede ir desde los cinco días a tres meses, en el caso de las graves, y de tres meses hasta un máximo de seis años, para las muy graves.

El incidente entre el agente y el sargento de la Policía Local llamó la atención de numerosos trabajadores municipales, que no son ajenos a las tensiones que se viven en el seno de este cuerpo de seguridad desde hace años y que podrían estar detrás de lo sucedido ayer.

Temas