El Comercio

La cueva de Tito Bustillo consigue visibilidad en la autovía

Varios operarios concluyendo la instalación de los nuevos paneles en la autovía.
Varios operarios concluyendo la instalación de los nuevos paneles en la autovía. / JUAN LLACA
  • En la pasada jornada quedaban instalados los paneles turístico s costeados por el Ayuntamiento

En la mañana de ayer quedaba instalada en la autovía del Cantábrico (A-8) la señalización turística de Tito Bustillo. Se trata de dos carteles-indicadores que han quedado ubicados a la altura de los núcleos rurales de Torre -a la salida del túnel Ordovícico del Fabar, dirección Santander- y de Camangu -a la salida del Parque Empresarial de Guadamía, dirección Oviedo-. Los postes que sustentan ambas ya estaban hincados, con lo que la actuación se desarrolló con total rapidez.

La nueva señalización ha sido financiada por el Ayuntamiento de Ribadesella con un coste de 8.200 euros. El Consistorio y las asociaciones empresariales del concejo llevaban años esperando por esta actuación, para acabar con la discriminación que sufría la cueva riosellana, principal santuario del arte paleolítico asturiano. El asunto fue debatido en más de una ocasión tanto en el Ayuntamiento como en la Junta General del Principado. En 2014 llegó incluso al Senado. Al final tuvo que ser el Consistorio, con la autorización de la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias, quien desbloquease una rocambolesca situación que llevaba enquistada varias legislaturas.