El Comercio

La encrucijada de San Antolín

El entorno de San Antolín ha mejorado en los últimos meses y se prevé continuar la reconstrucción de muros y tejados de los edificios que rodean al templo.
El entorno de San Antolín ha mejorado en los últimos meses y se prevé continuar la reconstrucción de muros y tejados de los edificios que rodean al templo. / NEL ACEBAL
  • La propiedad y el Ayuntamiento de Llanes coinciden en afirmar que el estado de conservación de la iglesia «no es alarmante»

  • El templo urge más que nunca un pronunciamiento estatal sobre su titularidad

San Antolín de Bedón está en boca de todo el concejo de Llanes. Quien más quien menos ha opinado durante las últimas semanas de la situación en la que se encuentra este paraje, declarado monumento nacional y Bien de Interés Cultural, que fue restaurado a finales de los años 90. Mucho se sabe de la falta de pronunciamiento por parte del Estado, que en base al registro de la propiedad es el titular del templo benedictino del siglo XIII, pero muy poco han trascendido otras cuestiones ocurridas en el transcurso de los últimos tres lustros, como la desaparición de una lápida del interior de la iglesia, perteneciente al conocido como caballero de Posada.

Una circunstancia que hace ya casi una década denunciaba la desaparecida revista 'Bedoniana', cuyo director y editor es Juan Carlos Villaverde. Él, junto con la responsable de la Plataforma de Amigos de San Antolín, María de la Vega, presentaba hace algunas semanas un escrito ante el Ministerio de Hacienda para reclamar la reapertura del expediente que vincula al Estado con la titularidad de la iglesia. Y es que a Villaverde le parece «triste y lamentable» la situación que vive este tesoro patrimonial del concejo llanisco. Un punto al que se ha llegado «ante la inacción del Estado». «Opinar y enredar puede ser infinito, pero de una manera optimista pienso que actualmente el aspecto jurídico del asunto está más claro que nunca y atañe únicamente al gobierno central», defiende Villaverde.

Y es que, bajo su punto de vista, «el Principado y el Ayuntamiento de Llanes deberían ir de la mano a presionar al Estado para desbloquear este asunto», dejando clara además su crítica al papel político que se ha jugado desde las diferentes administraciones en los últimos veinte años. «El diferente signo político ha tenido más peso que nada, un análisis que debería sonrojar a los que tuvieron responsabilidades».

Pilar García Cuetos, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, llegó a referirse a San Antolín como «la Cenicienta de Asturias», por el mal trato que ha venido recibiendo. Una dejadez que supuso «la pérdida de una pieza única, el hecho más grave de cuantos han ocurrido en el entorno del antiguo monasterio en los últimos tiempos, y cuando lo denunciamos desde 'Bedoniana' no vi a todos los que tanto alzan la voz ahora salir a protestar», recrimina el responsable de la publicación, que en doce años de iniciativa civil reunió más de 2.000 páginas de historia de este monasterio.

Respecto al papel que desde hace semanas juega la propiedad de los terrenos colindantes al templo valora «de manera positiva» el hecho de la limpieza que se ha ejecutado, aunque considera que «la pretensión de hacerse con el templo es inútil». Y respecto al estado de conservación, al igual que los dueños han venido defendiendo, afirma que hace «más de dos años que no visito el templo, pero no pienso que sea muy grave». «Hay otras prioridades», zanja.

Es una postura que plantea también la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Llanes, Marisa Elviro, que asume que «más allá de alguna gotera y humedades, la iglesia está bien, su estado no es alarmante». «Sabemos que es necesario actuar para evitar el crecimiento de maleza y ese pino que se alza en el tejado, pero el Ayuntamiento está atado de pies y manos en este momento y trabajando sin descanso para que quienes deben asumir estas actuaciones lo hagan de una vez por todas», detalla la edil.

Retomar los trabajos

El Consistorio llanisco se encuentra «concluyendo el informe que remitiremos al Estado para reactivar el pronunciamiento en relación a la titularidad». Elviro sabe que este es un camino «largo y complejo», pero está convencida que «todo se conseguirá». «El Ayuntamiento está dispuesto a todo, mostramos nuestra voluntad de trabajar de la mano del Principado, y queremos lograr que el templo vuelva a ser accesible a todo aquel que lo quiera visitar».

Y no parece que la propiedad de los terrenos reme en otra dirección. Por lo pronto, recientemente confirmaban haber recibido comunicación por parte de la Dirección General de Patrimonio Cultural con su conformidad para continuar con los trabajos de limpieza y consolidación de los edificios que rodean a la iglesia, modificando cuestiones puntuales como la cantidad de cemento visto en la rehabilitación de los muros. Insta por tanto al Ayuntamiento, que había paralizado los trabajos, a permitir su continuidad.

En esta encrucijada en la que se ve inmerso San Antolín de Bedón el objetivo común es claro: su puesta en valor.