El Comercio

El Gobierno regional permite el avance del proyecto del feldespato en Piloña

  • Esta nueva aprobación no representa mayor novedad, «y era la esperada», según señaló ayer el primer edil, Iván Allende

El Principado de Asturias ha dado luz verde definitiva al proyecto de investigación de yacimientos de feldespato en distintos puntos del concejo de Piloña. La resolución fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, señalando que estos permisos que ahora se conceden por parte de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo, corresponden a una extensión de 27, 1, 11 y 3 cuadrículas mineras, dependiendo de las fracciones. Previamente se habían establecido, a través de su anuncio en el citado boletín, dos períodos de información pública.

Esta nueva aprobación no representa mayor novedad, «y era la esperada», según señaló ayer el primer edil, Iván Allende. Desde el comienzo de la tramitación, el tema ha motivado protestas e intranquilidad entre algunos vecinos, por los efectos que estas investigaciones puedan tener para el medio ambiente del municipio.

Recientemente el primer edil quiso tranquilizar a los vecinos y aseguró que tenía la intención de velar por sus intereses y los del concejo, «defendiendo siempre la imagen de nuestro municipio como un entorno natural y de paisaje privilegiado», por lo que el eslogan de «Tierra de Asturcones», no quedaría en entredicho.

El anuncio inicial de este proyecto, en 2013, motivó varios encuentros vecinales para recibir información sobre cómo podría afectar a su bienestar y modo de vida. En las zonas afectadas directamente también se constató cierta intranquilidad y preocupación por parte de sus habitantes.

La Coordinadora Ecoloxista volvió ayer a criticar la aprobación de este proyecto de localización de feldespato y lamentó que la Dirección General de Minería «no atiende las alegaciones presentadas, sigue apostando por facilitar la actividad minera, que a todos nos extraña, para buscar un recurso minero tan habitual como el feldespato en una superficie tan grande, por lo que entendemos que detrás hay otros proyectos de investigación de otros recursos que no se han querido reconocer y que entendemos que supone un riesgo por la amplitud de los terrenos a investigar».