El Comercio

El 42% de los agentes de la Policía Local de Llanes no tienen arma de fuego asignada

Las dependencias de la Policía Local de Llanes, situadas en la parte trasera del Ayuntamiento.
Las dependencias de la Policía Local de Llanes, situadas en la parte trasera del Ayuntamiento. / N. ACEBAL
  • El Consistorio investiga el conflicto interno surgido en el cuerpo en los últimos días y avanza que «depurará responsabilidades»

De los 19 agentes que integran la Policía Local de Llanes 8 de ellos, el 42% de la plantilla, carecen de un arma de fuego. Y no disponen de esta herramienta de trabajo porque no la tienen asignada por la anterior alcaldesa ni tampoco por el actual regidor, que como máximo responsable del Ayuntamiento lo es también de la Policía Local.

Pese a ello, según pudo saber este diario, estos policías, con un contrato en calidad de interinos, desempeñan los mismos cometidos y funciones que el resto de sus compañeros. De hecho existen grupos de trabajo enteros en los que ninguno de los agentes que lo integran disponen de pistola asignada y en otros en los que solo cuenta con autorización uno de los policías.

Entre estos agentes que carecen de un arma hay personas que llevan más de quince años trabajando en estas condiciones, sin que hasta el momento su situación se haya equiparado con la de otros compañeros, en lo que al uso de las mismas herramientas de trabajo se refiere. Las pistolas, según, pudo saber este diario, fueron adquiridas en su día por el Ayuntamiento de Llanes, pero nunca se llegaron a entregar a estos ocho agentes. En la actualidad se encuentran custodiadas en el puesto de la Guardia Civil en Cangas de Onís.

«Tomar una decisión»

Por otro lado el conflicto existente en el seno de la Policía Local de Llanes, con una parte de los agentes enfrentados al inspector, ha hecho pronunciarse al Ayuntamiento. En un comunicado firmado por el equipo de gobierno, el ejecutivo local indica que se ha decidido abrir una investigación «para conocer con detalle el desarrollo de todo lo sucedido y poder, a partir de los informes que se obtengan, tomar una decisión al respecto». Y se indica que se «depurarán responsabilidades»

El Ayuntamiento señala en este comunicado de tres párrafos que, «pese a la importancia de lo sucedido, el gobierno llanisco no quiere precipitarse en la adopción de las medidas que correspondan y aboga por la cautela para estar en disposición de tomar una decisión ajustada al alcance y a la trascendencia de lo ocurrido».

De esta frase se desprende que el ejecutivo local no acepta el «ultimátum» que se le ha dado desde el sindicato Usipa al cuatripartito para que solucione cuanto antes el conflicto existente. Tampoco que haya retirado ya el arma al inspector como reclama al ejecutivo local tanto Usipa como el Sipla, los dos sindicatos que ofrecieron el martes una rueda de prensa para valorar la situación que se vive en el cuerpo, que calificaron de «insostenible y peligrosa». También reclamaron la adopción de medidas al Ayuntamiento para solucionar el actual conflicto.

Desde el 2002

El enfrentamiento en la Policía Local de Llanes se remonta al año 2002 pero se ha reavivado estos días tras los hechos que tuvieron lugar a finales de la pasada semana entre el inspector y dos agentes de la policía, primero en la mañana del jueves con uno de ellos y el viernes con ambos. El jefe de este cuerpo de seguridad decidió acudir al juzgado llanisco el pasado jueves a interponer una denuncia contra el agente tras las presuntas amenazas de muerte que éste le habría realizado y también dio parte al gobierno local.

El último párrafo del comunicado responde a otra de las manifestaciones realizadas por los sindicatos Usipa y Sipla. El representante de este último manifestó que «es tal la tensión que existe (en el seno de la policía) que si no se toman medidas contra el inspector va a haber compañeros que van a entregar el arma y se darán de baja por miedo a que suceda una desgracia». Sobre esta cuestión el ejecutivo local, en el comunicado remitido a los medios, manifiesta que «en aras de garantizar la prestación de un servicio de calidad para todos los vecinos, el equipo de gobierno no vacilará en el momento de tomar las decisiones que correspondan con el objeto de preservar el adecuado funcionamiento de Policía Local de Llanes, tal y como demanda y espera la ciudadanía llanisca».