El Comercio

Denuncian nuevos vertidos de aguas fecales a la ría del Sella

Estación depuradora de aguas residuales de Ribadesella.
Estación depuradora de aguas residuales de Ribadesella. / E. C.
  • Los vecinos piden sanciones para los culpables y amenazan con dejar de pagar el canon de saneamiento

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Ribadesella continúa a lo suyo. Según pudieron constatar varios vecinos de la villa la planta ubicada en La Mediana sigue soltando aguas fecales sin depurar a la ría del Sella. El último vertido tuvo lugar este jueves, aunque los mismos vecinos aseguran que se trata de una «práctica reiterada, que se repite todas las semanas, sin que los responsables medioambientales del Principado de Asturias tomen cartas en el asunto».

Los rutinarios derrames, procedentes de las estaciones de bombeo que la EDAR tiene distribuidos por la capital riosellana, se han convertido en una «mala costumbre de quienes los provocan, pero también de las autoridades que los toleran sin decir nada o mirando hacia otro lado», aseguran. Por ese motivo, algunos de estos residentes han amenazado con declararse «insumisos en el pago del canon de saneamiento, un impuesto que abonamos religiosamente con el recibo del agua cada dos meses», censuraron.

Los habitantes de la zona rural siempre se han quejado porque están pagando un impuesto sin que las cloacas hayan llegado a sus casas. En el casco urbano existen alcantarillas y colectores, «pero a la vista está que hay quien se empeña en hacernos ver el paso de las aguas residuales, bordeando las embarcaciones pesqueras y deportivas, un día sí y otro también». Los denunciantes exigen en su queja el «stop a los vertidos» y «sanciones para los culpables. Y si esto no es suficiente, Insumisión. No al pago del canon de saneamiento».

Un problema desde el 2012

Las primeras denuncias públicas sobre la presencia de este tipo de vertidos fueron realizadas a principios de este año por los pescadores de caña del concejo riosellano. Sin embargo, éstos venían presenciando estas prácticas desde hace cuatro años atrás, cuando la gestión de la EDAR cambió de manos. En agosto de 2012, tras una nueva licitación, el Consorcio de Aguas de Asturias adjudicó la gestión de esta planta de tratamiento de aguas a una Unión Temporal de Empresas (UTE) valenciana, un consorcio en el que están agrupadas las firmas DAM (Depuración de Aguas del Mediterráneo) y SAV (Agricultores de la Vega de Valencia). En este período, también se registraron denuncias escritas por parte del Ayuntamiento de Ribadesella, pero de momento, según indican los vecinos, ni la UTE ni el Principado han dicho nada al respecto.