El Comercio

Quejas ganaderas por no permitir el paso a un pastor de Onís

Ganaderos de Onís trasladaron ayer su malestar después de que la Guardia Civil no permitiese el sábado el paso a la carretera de los Lagos a un pastor que se dirigía a la majada de Belbín a atender el ganado. Se trataba de Daniel Gulias Rojo, quien ayer explicaba que sobre las 14 horas del sábado fue a subir a ver a las reses. Se encontró con la carretera cortada por la gran afluencia de visitantes que tenían los Lagos y que habían llenado los aparcamientos de Buferrera y La Tiese. «Tengo autorización y se lo dije al guardia civil, pero me contestó que le daba igual a dónde fuese ni lo que iba a hacer», relataba ayer este ganadero, que tuvo que esperar a que abriesen la carretera a todos los vehículos para poder subir a atender a las reses.