El Comercio

Foro insta al Estado a mejorar San Antolín mientras se aclara el dilema de la propiedad

La iglesia que se encuentra enclavada dentro de las ruinas del monasterio de San Antolín.
La iglesia que se encuentra enclavada dentro de las ruinas del monasterio de San Antolín. / N. ACEBAL
  • Rosa Domínguez de Posada ha presentado varias preguntas en el Senado, planteando la urgencia de tomar «medidas efectivas de mejora»

Foro insta al Gobierno estatal a aclarar de una vez por todas a quien pertenece la propiedad de la iglesia de San Antolín de Bedón. Lo ha dejado patente la senadora Rosa Domínguez de Posada, que ha presentado una batería de preguntas ante el Senado para su consideración y análisis, con el fin de conocer en qué fase se encuentra el expediente de averiguación.

«El Gobierno debe aclarar de quién es propiedad la iglesia de San Antolín de Bedón, en Llanes, para que no siga en el estado de abandono en el que se encuentra», subraya la forista. En el cuestionario remitido al Ejecutivo estatal, el grupo se interesa por la situación en la que se encuentra la iglesia, los avances del citado expediente y también busca conocer si «existen planes para la necesaria restauración del edificio». «Es lamentable que siga sin aclararse quién es el propietario del templo para proceder a una actuación urgente y evitar su estado de ruina», sostiene.

Domínguez de Posada recuerda que «la iglesia de San Antolín, cuya construcción empezó en 1205, es una de las iglesias del románico tardío más importantes de Asturias, que fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931». «Este elemento patrimonial llanisco está desde hace más de cinco años inmerso en un expediente de Investigación Patrimonial y sufre un continuo deterioro que requiere de planes para la necesaria restauración del edificio».

La senadora defiende, por tanto, que en cumplimiento de las leyes, «Estado, Principado y Ayuntamiento deberían de ponerse de acuerdo para iniciar su restauración». Y va más allá insistiendo en que «en buena lógica, sería conveniente que al margen de la continuación del expediente administrativo sobre la titularidad del bien, se tomasen desde ya medidas efectivas para su mejora».

« El proceso en el que está inmerso el templo llanisco no impide su continuo deterioro e incluso, una vez aclarada la propiedad, ésta por sí misma no producirá el efecto inmediato de su restauración», detalla la senadora peñamellerana. Y plantea además una hoja de ruta para el inicio de la mejora. «Podría empezarse por arreglar la cubierta, para lo que, mediante la figura jurídica que se considere, las administraciones implicadas deberían firmar un acuerdo, un convenio u otro documento que se considere, comprometiéndose a iniciar las obras, sin despreciar cualquier mecenazgo, si lo hubiere». E insiste en que, al mismo tiempo, «avanzaría el trámite administrativo de reconocimiento de la propiedad y, una vez aclarado, la inversión sería asumida por el propietario».

Por ello Domínguez de Posada ha preguntado también al Gobierno de la nación si «alguna de las administraciones implicadas propuso soluciones para su restauración mientras finaliza el trámite en ejecución» o, en su caso, «qué es lo que impide que se restaure el monasterio de San Antolín de Bedón, si están obligados a ello». «La obligación de conservar el patrimonio cultural está recogida en nuestra leyes, estatales, autonómicas y en la Constitución Española», subraya la forista en su consulta.