El Comercio

Los empresarios de la comarca hacen frente común por el turismo

Visitantes en los Lagos de Covadonga durante el fin de semana previo al pasado día del Pilar.
Visitantes en los Lagos de Covadonga durante el fin de semana previo al pasado día del Pilar. / E. C.
  • Colectivos del sector lucharán por dejar atrás los localismos dentro de la comarca

  • Piden más y mejor apoyo por parte de las administraciones y evidencian necesidades como mejoras en infraestructuras o internet

Ha nacido un nuevo proyecto que promete conseguir grandes metas para el que, a día de hoy, es el principal pilar económico de la comarca oriental: el sector turístico. Después de insinuarlo en numerosas ocasiones durante los últimos años, varias asociaciones empresariales han dado un primer paso para forjar una unión que, por el momento, «no se marca muchas metas pero seguro que va derivar en resultados positivos». Son las palabras de Javier Garaña, presidente de la Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares), uno de los colectivos fundadores de esta iniciativa.

Y la principal premisa es común y compartida: «por separado hacemos cosas pero en conjunto podemos avanzar más». Hace escasas semanas tuvieron una primera toma de contacto en un espacio elegido a conciencia, el Santuario de Covadonga. Por el momento, cada agrupación deberá elaborar un informe con cuestiones importantes, necesidades y valores del concejo al que pertenecen, para posteriormente ponerlos en común y dar forma a un documento único que podría presentarse más tarde ante las diferentes administraciones. «Los localismos nos los tenemos que quitar de encima porque solo benefician a las clases políticas», subraya Garaña.

«No hay persona que venga a la comarca que no se mueva», insiste el empresario y por ello «confío plenamente en el trabajo que se realiza desde estos colectivos para favorecer al sector». «Es una pena que la gente todavía no crea en las asociaciones», lamenta. Y es que, bajo su punto de vista, «hay que tener en cuenta que cuando Allares organiza unas jornadas gastronómicas no excluye a nadie y la promoción que se hace con ellas beneficia a todos».

El presidente de Allares cree que «las administraciones locales nos tendrían que tener en palmitas a las asociaciones». Y reivindica que lo que necesitan para seguir avanzando es «más apoyo». «Pero apoyo de verdad, serio y decidido, de los ayuntamientos. La labor que hacen las asociaciones revierte en todos por igual, no solo en los asociados», subraya. Recuerda, a propósito, que los municipios del Oriente «contaron con dinero de las asociaciones para hacer aquella fundación fantasma en la que nadie sabe lo que hicieron y encima cuando la disolvieron se repartieron ellos la liquidación». Se refiere a la Fundación Turística surgida a través de la Mancomunidad del Oriente a la que «Allares aportó 2.000 euros, con un gran esfuerzo por parte de los socios».

Problemas, necesidades, fortalezas y debilidades serán analizados ampliamente por estas agrupaciones, que ya apuntan a cuestiones como la urgencia de mejoras en infraestructuras o las deficiencias que sufre el sector en cuanto a conexiones telefónicas e internet. «Al cliente le interesa más que haya wifi que agua caliente», evidencia Garaña.

Un antes y un después

Pero fuera de cualquier otro asunto, el objetivo es ahora trabajar con nuevos horizontes y aprovechar la fuerza que aportará el nuevo vínculo. Para Bruno Méndez, presidente de la asociación Hostelería de Ribadesella, la reunión de la pasada semana «fue una toma de contacto». El hostelero valora muy positivamente este paso, «que no se sabe si va a acabar en una asociación más amplia o en colaboraciones puntuales, por decir algo». Al fin y al cabo, el chef evidencia que «los problemas que va a haber en Ponga, en su mayoría, los hay en Ribadesella», y además añade que «tanto el comercio como los alojamientos y la hostelería bebemos del mismo cliente y debemos remar en la misma dirección».

Más o menos un mes es el que se dan de plazo estos colectivos para volver a encontrarse. Ángel Bada, presidente de la Asociación Fomento del Turismo de Llanes y Ribadedeva (Fomtur), destaca la «buena sintonía que todos percibimos en el primer encuentro». «Debemos unirnos en todo lo que podamos porque los objetivos sin compartidos», detalla. Y pone como principal ejemplo el portal Visit Llanes, en torno al que las tres asociaciones empresariales del municipio se unieron hace varios años. «Los tres colectivos seguimos teniendo total autonomía en nuestro terreno, pero hacemos grandes cosas mediante esta unión». Bada insiste también en que «los clientes son comunes porque el visitante no entiende de concejos».

Nacho Montes, presidente de Coservi (Asociación de Comercio y Servicios de Infiesto), recuerda que el objetivo es «Asturias». «Debemos conseguir que la gente que venga a nuestra región nos conozca como destino, visite el punto que visite», defiende. Sin lugar a dudas asume que «trabajar en común con concejos como Llanes o Cangas para Piloña es muy positivo», aunque al contrario también habrá recompensa. «Cada uno tenemos nuestros recursos y podemos incrementar una oferta que ya de por sí destaca».

Otro de los principales impulsores de este encuentro de asociaciones fue el presidente de Incatur (Asociación de Empresarios de los Picos de Europa). José Antonio Sánchez apuesta por este proyecto, entre otras cuestiones, porque considera que «siendo el turismo el principal pilar económico de la comarca, notamos demasiada dejadez hacia el sector y queremos buscar alternativas para que remita». El proceso de unión está abierto a la participación de cuantos colectivos quieran sumarse. El trabajo no ha hecho más que empezar.