El Comercio

De la Llana, ayer, durante la presentación de los presupuestos.
De la Llana, ayer, durante la presentación de los presupuestos. / N. A.

Foro y PP tildan el rechazo de Vecinos por Llanes a los presupuestos de «deslealtad»

  • Las cuentas, por las que se pidió un informe a una empresa externa, fueron presentadas en público y hoy serán llevadas a pleno para su aprobación

«Descontenta, enfadada y desencantada». Así se sentía ayer la teniente de alcalde llanisca Marián García de la Llana tras la decisión adoptada por la asamblea de Vecinos por Llanes de querer retirar la aprobación de los presupuestos del pleno que se celebrará hoy. Algo que tacha de «deslealtad» por una de las cuatro formaciones que componen el equipo de gobierno de Llanes.

Unos presupuestos que deberían haber sido presentados hace siete meses y por los que se solicitó un informe externo -con un coste para las arcas municipales de 10.000 euros- en el que no se apreciaron ilegalidades, «sino irregularidades subsanables». Es por esto que De la Llana no entiende que si la auditoría fue favorable, por qué hay inconvenientes en llevarlos a la sesión plenaria. «Nos encontramos de repente con esta sorpresa. Sin duda, una mala noticia. Dije alguna vez que no quería pensar que había algo detrás para no aprobar los presupuestos, pero con esto que está pasando lo pongo en duda», reflexionaba.

Considera la edil de Urbanismo que «el dinero público es sagrado y su mal uso tiene consecuencias». Se refiere al citado informe solicitado por Vecinos por Llanes, donde no entiende «cómo un partido, en este caso una agrupación vecinal, puede emplearlo para subsanar deficiencias internas porque se ha gastado un dinero en una auditoría que dice lo que dijimos nosotros y lo que dijo el interventor». Reprocha que ahora decidan actuar de una manera contraria a la que habían dicho «porque no respetan lo que hay».

Marián García de la Llana subraya que su deber como responsable de Urbanismo es llevar a pleno los presupuestos y debatirlos. Otra cosa sería que se decidiesen prorrogar, por el motivo que sea. Algo «muy lícito» a su juicio. «Se ha hecho un trabajo que no era malo, según decían. Solo era la parte técnica la que se ponía entonces en tela de juicio. Pero cuando se te ponen cinco mil inconvenientes, creo que hay trastienda detrás y no voy a pasar por ello», aseguraba con rotundidad.

¿Crisis en el cuatripartito? La teniente de alcalde llanisca no lo calificaba como tal, aunque sí asegura que hay «un desencuentro enorme». «No puedes faltar a tu palabra y que cuando te asesoren y no te digan lo que quieres oír, actuar de la manera que te dé la gana. Eso es deslealtad», repetía De la Llana.

En la misma línea y casi las mismas palabras empleaba ayer el concejal del PP Juan Carlos Armas. «Que Vecinos por Llanes exija al alcalde que retire la aprobación de los presupuestos del orden del día del pleno convocado por una cuarta parte de los concejales de este ayuntamiento, nos parece una deslealtad». Indica que significa no conocer la Ley Reguladora de las Bases de las Haciendas Locales, «bastaría con leerlo», aseguraba. Si la agrupación vecinal tenía dudas sobre la legalidad de las cuentas, «tenía que haber acudido a un asesor del partido, no a una empresa externa». «Tan gurú es ese interventor como el que tenemos en el Ayuntamiento», añadía.

Tanto Foro como PP afirman que esos pequeños errores pueden subsanarse en el periodo de exposición pública con alegaciones. Sea como fuere, la suerte está echada y el pleno extraordinario de hoy decidirá si esos números salen adelante. El PSOE, en la oposición, tiene un papel clave dentro de esta partida. «Serán duros como yo también lo sería, pero confío plenamente en su responsabilidad porque saben la importancia que tienen estas cosas», indicaba la teniente de alcalde.

Los números

Los polémicos presupuestos para el 2016 ascienden a 15.971.830 euros en gastos y 16.154.100 euros de inversiones. Es decir, tienen un superávit inicial de 182.270 euros. «Son sencillos, básicos porque es difícil hacer algo diferente cuando no hay variación con los servicios corrientes», detallaba De la Llana. La previsión de ingresos es a la baja como consecuencia de las políticas aplicadas para reducir la presión fiscal a los llaniscos (IBI, basura o licencias urbanísticas). En materia de empleo, por ejemplo, las subvenciones este año alcanzan los 113.000 euros, 158.000 euros menos que en 2015.

Con respecto a las inversiones, hay varias partidas previstas para mejorar infraestructuras en todo el concejo, así como inversiones estratégicas destinadas a desestacionalizar el turismo, como pueden ser las obras en el campo de golf para relanzar la estructura.

Pero, además, hay otro paquete de medidas destinadas a mejorar la imagen y funcionalidad del municipio: para rehabilitar y potenciar la plaza de Abastos de Llanes, crear un acceso específico a la Escuela de Música tradicional, que carece de él, y mejorar las instalaciones deportivas, entre otros aspectos.