El Comercio

Benia recupera su pulso

Aspecto parcial de la feria de Otoño celebrada ayer en Benia a la que acudieron más de cien vacas.
Aspecto parcial de la feria de Otoño celebrada ayer en Benia a la que acudieron más de cien vacas. / N. A.
  • Cien vacas y un lote de terneros se dieron cita en la feria de Otoño

  • Las reses de Montaña, con cría cotizaron a 600 euros, mientras que las de Valles se vendieron a 1.100. Y los xatos casinos, a 200 euros

La feria de Otoño de Benia, capital del concejo de Onís, fue hasta hace 20 años un referente en la comarca y ayer recobraba una mínima parte de su esplendor con la presencia de cien vacas y un lote de terneros de Montaña. Las conversaciones habituales en este tipo de eventos incidían ayer de forma clara en reconocer que hay bastante ganado a la venta en las estabulaciones pero son notables las diferencias entre las pretensiones de la parte vendedora y las ofertas del comprador. El precio de la carne continúa estancado y en ocasiones a la baja. La mayor parte de los tratos se cierran hoy día en las cuadras y a las ferias pequeñas solo acude el ganado más selecto.

Un año más, el principal comprador de la feria de Benia fue José Antonio García Álvarez 'Toño', de Mestas Ganadera, que al final de la mañana se había hecho con 20 vacas de Montaña, cinco de ellas con cría, por las que abonó una media de 600 euros por cabeza. También se llevó ocho vacas de Valles, todas con cría, adquiridas en una frecuencia de 1.100 euros. Y para que no faltara de nada, también compró un lote de cuatro terneros pasteros de Montaña a un precio medio de 200 euros por cabeza. La presencia de terneros resultó muy escasa, prácticamente testimonial, al igual que las vacas de la raza parda alpina. Personas dispuestas a comprar también había muy pocas.

Los mercados ganaderos al aire libre se pueden considerar finalizados y habrá que esperar hasta la feria de marzo en Corao.