El Comercio

Andrés Rojo persigue la modificación de la ley que rige las parroquias rurales

  • Para conseguir el objetivo se encuentra manteniendo contactos -junto con el secretario de la entidad, José Manuel García del Valle- con el Gobierno del Principado de Asturias y con los grupos parlamentarios representados en la Junta

Andrés Rojo, presidente de la parroquia rural de Villamayor, trabaja actualmente en su cargo como presidente de la Federación Asturiana de Parroquias Rurales, en la modificación de la Ley que afecta a estas entidades, las más próximas a los ciudadanos.

Para conseguir el objetivo se encuentra manteniendo contactos -junto con el secretario de la entidad, José Manuel García del Valle- con el Gobierno del Principado de Asturias y con los grupos parlamentarios representados en la Junta.

El fin último de estos encuentros no es otro que, según señala Rojo, «tratar de subsanar carencias y defectos tan importantes como puede ser la falta de delimitación de la competencia de caminos rurales». Esta carencia acaba provocando fricciones con los ayuntamientos, algo con lo que se pretende acabar.

También se busca que el presidente de las parroquias tenga la condición de alcalde pedáneo, tratando de evitar «disfuncionalidades que afectan a algunas parroquias».

Las parroquias pretenden igualmente que se habilite la figura de vicepresidente porque, en la actualidad, la falta de este puesto provoca problemas de gestión, por ejemplo, en aquellos casos en los que se produce una baja del presidente y que nadie puede suplir sus funciones.