El Comercio

Los autocaravanistas acusan a los campings de la comarca de ponerse en su contra

Una autocaravana estacionada en la localidad llanisca de Niembro, con la playa al fondo.

Una autocaravana estacionada en la localidad llanisca de Niembro, con la playa al fondo. / N. A.

  • «Si tenemos que viajar de Asturias a Cantabria o al País Vasco lo haremos, porque aquí no se nos quiere. En el Occidente pasa todo lo contrario», indica Luis Paños

Autocaravanistas de Asturias denuncia una «persecución» de los empresarios de campings en la comarca oriental. Luis Paños Fernández, vocal de la Asociación de Autocaravanistas del Principado de Asturias, celebra tras la pasada temporada estival que «los ayuntamientos del Oriente estén haciendo esfuerzos por aprobar ordenanzas que anulan la restrictiva normativa regional», pero lamenta en nombre de su colectivo que «los propietarios de los campings continúen empeñados en evitar que disfrutemos de nuestra forma de hacer turismo».

Esta agrupación advierte de que «sabemos que estos empresarios continúan a día de hoy haciendo denuncias contra nuestra presencia en la zona», algo que califican como «lamentable». «Mientras los ayuntamientos se dan cuenta de que nuestro movimiento y tipo de turismo es creciente y buscan vías para fomentarlo, hay otros sectores que no pueden evitar estar contra nosotros». Y es que, el problema de los autocaravanistas se incrementa en esta comarca, «pues el 80% de los campings de Asturias están en el Oriente». «En el Occidente es totalmente lo contrario, nos sentimos acogidos hasta llegar muchas veces al exceso, hay lugares en los que yo mismo no podría un aparcamiento para autocaravanas, por ejemplo, pero esto nos hace ver que se nos comprende y se nos cuida», razonó Paños.

La polémica sobre este asunto ya saltó hace un par de años. El Club Vasco de Usuarios de Autocaravanas Sorbeltz anunció incluso haber declarado de manera oficiosa «zona hostil» a la comarca hacia las autocaravanas como consecuencia de las sanciones y dificultades que vienen padeciendo las personas que practican este tipo de turismo.

El portavoz de los autocaravanistas asturianos explica que se sienten incomprendidos. «Nosotros invertimos mucho en nuestros vehículos y lo hacemos para disfrutar del tiempo libre. Llegamos a los destinos, gastamos y hacemos compras, igual que cualquier otro visitante». Respecto a los estacionamientos, el vocal advirtió que «tenemos el mismo derecho a comer un bocadillo con nuestra autocaravana aparcada en un estacionamiento céntrico o de echar una siesta, por ejemplo, que un vehículo normal. Mientras no saquemos apoyos, es decir, mientras ocupemos el mismo espacio que en movimiento, no hay nada que reprocharnos», apunta. Y advierte de que no se puede confundir con ciertas prácticas, «personas que aparcan furgonetas en playas u otras zonas transitadas durante periodos largos de tiempo, porque no nos representan».

Por ello solicita que los empresarios de los campings «apuesten por modernizar y adaptar sus instalaciones» y olviden que «para las personas que tenemos una autocaravana es obligatorio entrar en sus negocios para vivir nuestras vacaciones, porque si quiero estar en un recinto cerrado y con otra familia a veinte metros de mi vehículo, no saldría de mi casa».

Uso de instalaciones

Entiende que si algo tiene de positivo esa manera de viajar es la libertad y es por eso que rechaza que se pongan trabas. «Poniéndose en nuestra contra están intentando parar el viento con las manos. Si tenemos que viajar de Asturias a Cantabria, País Vasco o incluso Francia lo haremos, porque no vamos a ir donde no se nos quiere», subrayaba.

Reivindican también los autocaravanistas que «las instalaciones que existen para poder aparcar en la comarca se adecúen y se pongan en funcionamiento» y celebra conocer que «cada vez existen más proyectos para incrementar estos espacios», como en el caso de Ribadesella, que anunciaba hace semanas que emplazará su nuevo estacionamiento específico en el antiguo punto limpio municipal, en las inmediaciones de la estación de tren de la capital del concejo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Llanes lleva meses con las obras del nuevo aparcamiento de autocaravanas finalizadas y, aunque durante todo el verano la instalación disfrutó de iluminación, la temporada finalizó sin que fuera puesto en marcha por el equipo de gobierno actual.