El Comercio

Agroganaderos de Piloña critican las bajas indemnizaciones del Principado

  • El colectivo dice que acudirá a los tribunales en todos los casos de «injusticia» por destrozos de la fauna salvaje contra sus propiedades

La Asociación de Ganaderos y Agricultores de Piloña considera que la situación actual de destrozos de la fauna salvaje a los profesionales del campo es «dramática» y los sucesos de esta índole se multiplican en estos últimos meses. El presidente del colectivo, Luis Cueto, señaló ayer que atienden de forma continua a requerimientos de agricultores de distintos puntos de la comarca, además de Piloña, «como Parres, Ponga o Nava». La asociación piloñesa se ha mostrado muy combativa en los últimos años para respaldar los derechos del colectivo agroganadero, a la vez que no duda en acudir a los tribunales en todos los casos en los que considera que se está cometiendo una «injusticia».

En este sentido, Cueto informó de que uno de sus asociados, un agricultor de Nava, ha visto como el proceso judicial emprendido hace dos años, se ha saldado con una sentencia favorable estos últimos días. Se trata de un propietario de una pumarada en la finca la Artosa, en Priandi (Nava). Hace dos años los venados entraron en los terrenos y destrozaron numerosos árboles. Tras el contencioso iniciado por el colectivo, el juzgado de primera instancia de Infiesto, falló a favor del agricultor, por lo que la Agrupación de Cazadores San Bartolomé de Nava, debía pagarle una indemnización de 1.998,27 euros.

Sin embargo, según explicó Cueto, «la cantidad era muy inferior al coste de los destrozos, la sentencia reconocía los daños, pero los valoraba muy por debajo de su valor real, porque no se tuvieron en cuenta muchos factores». De esta forma, la asociación decidió interponer un recurso ante la Audiencia Provincial, que ahora ha fallado, de nuevo, a favor del afectado, obligando al colectivo cinegético a abonar otros 5.641,90 euros, con lo que la cifra global de la indemnización se sitúa en los 7.640,90 euros.

«La finca contaba con cerca de mil árboles y muchos de ellos quedaron irrecuperables, según estimaron los técnicos», explicó Cueto, que mostraba su satisfacción por la sentencia que sigue cargando de razón los continuos llamamientos del colectivo para que los afectados acudan a los tribunales si ven que sus daños no quedan cubiertos con las indemnizaciones.

Recientemente, el mismo Luis Cueto daba a conocer otra sentencia favorable, en la que se condenaba a la Consejería de Desarrollo Rural a indemnizar con 700 euros a un ganadero de Amieva que había sufrido la pérdida de un novillo devorado por el lobo, pese a que solo quedaron los huesos del animal y era muy difícil determinar las causas de la muerte.

La asociación piloñesa asesoró al ganadero y le animó a presentar un contencioso contra el Principado. Aunque no era posible determinar la causa de la muerte, el guarda de la consejería sí advertía de la presencia de lobos en esa zona.

El colectivo mostró su esperanza en que la sentencia pueda constituir un precedente para este tipo de casos, puesto que en muchas ocasiones «es complicado localizar los restos de las reses atacadas o bien estas directamente desaparecen».