El Comercio

El alcalde de Llanes afirma que «a algún sector de Vecinos le gusta más la foto que trabajar»

El alcalde Enrique Riestra en el último pleno municipal.
El alcalde Enrique Riestra en el último pleno municipal. / NEL ACEBAL
  • Riestra asegura que él prefiere la agrupación «como nació: dialogante, ilusionante y con ganas de sacar al concejo del atolladero»

La postura a adoptar por Vecinos por Llanes respecto a la aprobación de los presupuestos municipales del concejo para este 2016 ha ahondado en las tensiones que se viven en el seno de esta agrupación de electores. En la jornada del pasado lunes 17 en una asamblea de más de tres horas de duración esta organización decidió por 14 votos a favor y 9 en contra -entre estos últimos los del alcalde y la edil de Cultura- tratar de retirar las cuentas del orden del día correspondiente al pleno de dos días después. Al no poder llevarse a cabo esta medida los tres concejales de la agrupación votaron en contra de las cuentas en la sesión plenaria celebrada el día 19, que salieron adelante con los votos de sus otros tres socios de gobierno (Foro, PP e IU) y gracias a la abstención del PSOE.

Al día siguiente del pleno, el tercero de los tres ediles de Vecinos por Llanes, Alfonso Miyares, la persona que había abanderado el rechazo a las cuentas que secundó finalmente la asamblea, calificó de «conservadora» la postura de sus dos compañeros de grupo municipal y reconoció la existencia de un «desencuentro» en el seno de la agrupación vecinal sobre los presupuestos. Unas cuentas para las que el alcalde encargó un informe externo en el que se apuntaban una serie de irregularidades -algo que había advertido el asesor en esta cuestión de Vecinos e interventor municipal de profesión, Fernando Urruticoechea-, aunque este mismo documento no indicaba que las cuentas elaboradas por los servicios municipales y la edil de Hacienda fuesen ilegales.

En las últimas semanas han surgido diferentes voces en el entorno de la agrupación vecinal que han criticado la actuación del alcalde, pidiendo incluso su dimisión, y también el papel de Vecinos por Llanes en el equipo de gobierno, caso del propio Miyares, que la pasada semana comunicó que valora «seriamente romper el pacto», al no estar conforme con la labor realizada en los quince meses de gobierno.

Ayer el regidor Enrique Riestra aseguró que «no me planteo dimitir» y que tampoco teme que se presente una moción de censura contra su persona. Pero también reconoció la división interna existente en la agrupación de electores que ostenta la Alcaldía llanisca. Por un lado apuntó que dentro de esta organización a «algún sector le gusta más la foto que trabajar», mientras que por otro dijo que «yo me decanto más por un Vecinos por Llanes como nació: dialogante, ilusionante y con ganas de sacar de una forma natural y vecinal al concejo del atolladero donde entramos gracias a quien estuvo gobernando 28 años».

Respuesta al PSOE

También incidió en que tiene «más ganas de trabajar que nunca» y que la situación en el seno del equipo de gobierno «está normalizada». «Los cuatro grupos trabajamos por sacar Llanes para adelante en muchos ámbitos y acatar la responsabilidad que nos dieron los vecinos», añadió.

Respecto a las afirmaciones del PSOE sobre que los sueldos de los concejales liberados es el principal motivo por el que se mantiene el pacto de gobierno, Riestra valoró que los socialistas «no tienen legitimidad para hablar de remuneraciones». «Herrero, cuando era teniente de alcalde, cobraba mucho más que yo ahora siendo alcalde. Al equipo de gobierno nos une la responsabilidad para sacar adelante a Llanes del atolladero en el que nos metieron tras 28 años de imposiciones», sentenció.

En un sentido similar se manifestó Marián García de la Llana. La teniente de alcalde de Foro consideró que el PSOE debería utilizar «argumentos más sólidos» para atacar al ejecutivo local. «El objetivo era aprobar los presupuestos y se lograron aprobar y ahora se están realizando actuaciones previstas en las cuentas, que son perfectas desde un punto de vista legal. Los socialistas actuaron con responsabilidad, como van a hacer en el Gobierno central. Si hubiesen votado en contra serían responsables de que no se hubiesen aprobado los presupuestos, como también lo sería Vecinos por Llanes», recalcó.

De la Llana aseguró que ni ella ni su partido se han planteado presentar una moción de censura contra el alcalde. Y se mostró favorable a escuchar las propuestas del PSOE para valorar posibles entendimientos en cuestiones importantes para el concejo como pueden ser el futuro PGO o los presupuestos municipales de 2017.