El Comercio

Devoción altruista por Leces

La fachada, pintada por un vecino, de la iglesia parroquial de San Esteban de Leces.
La fachada, pintada por un vecino, de la iglesia parroquial de San Esteban de Leces. / NEL ACEBAL
  • El trabajo, realizado con gran simetría, fue ejecutado de forma desinteresada. Ahora unos fieles ensalzan la obra mientras otros lo critican

  • Un vecino de Vega, aficionado a la pintura decorativa, recupera la fachada del templo

La iglesia parroquial de San Esteban de Leces, en el concejo de Ribadesella, no para experimentar cambios. El último es quizás el más llamativo ya que afecta al frontispicio del templo, a la parte encalada de la edificación. Sus blancas e inmaculadas paredes han sido sustituidas por un entramado de líneas geométricas que engrandece aún más su esbelta arquitectura. El trabajo fue realizado de forma altruista por un vecino de Vega aficionado a la pintura decorativa y al trampantojo. «Se trata de Ordóñez, diseñador y promotor de una obra artística que ejecutó a lo largo del pasado verano, entre los meses de agosto y septiembre. Una labor que requirió de gran simetría para encajar el dibujo sin romper la armonía de todos los huecos de la fachada», destacó José María González Varas, 'Chichi', alcalde de barrio de Abéu. Sin embargo, a pesar de esa perfección artística, la obra pictórica no es del gusto de todos. Unos vecinos la ensalzan y otros la critican.

Ordóñez se une a otros filántropos que también pusieron un grano de arena en la mejora de este antiguo templo de origen románico que fue reconstruido después de la Guerra Civil, en el año 1958. Una de esas actuaciones es la que llevó a cabo Luis Miguel García, restaurando y recuperando el reloj de la iglesia después de más de dos décadas de inactividad. Aquella reparación del complejo mecanismo se llevó a cabo a finales de 2012, principios de 2013. Más recientemente, la misma parroquia procedió a pavimentar el entorno del parque de la iglesia. A su vez, un grupo de vecinos acondicionó el hall de entrada del antiguo cine club donde se ubicaban las taquillas y los servicios higiénicos para uso vecinal durante la organización de fiestas, ferias y todo tipo de eventos.

La recuperación del cine club propiamente dicho «son palabras mayores», dijo González Varas. Los vecinos de la parroquia de Leces estarían encantados con que esa sala recuperase la actividad social que tuvo entre los años 1940 y 1967. Saben que es difícil, pero sueñan con que algún día pueda hacerse, para recobrar la proyección de películas y las representaciones teatrales. El cine-teatro de San Esteban lo había fundado en el ala izquierda del templo el que fuera párroco Manuel Alvarez Miranda.

Los parroquianos de Leces van a tener tiempo y ocasión de abordar todos estos asuntos en el sexto amagüestu popular que han programado para este sábado 29, a las cinco de la tarde, en la plaza de las antiguas escuelas, hoy albergue de peregrinos. En la fiesta no faltarán ni las castañas asadas ni la sidra dulce, «sidra del duernu espichada esta misma semana en el llagar de Juanra», añadió 'Chichi'. La merienda se completará con todo tipo de aportaciones vecinales, desde los postres más suculentos, hasta las boronas más preñadas, pasando por setas de temporada.