El Comercio

Fractura en Vecinos por Llanes

  • Varias fuentes consideran que uno o dos de sus ediles dejarán antes de fin de año el grupo municipal para irse a los no adscritos pero que se mantendrá el cuatripartito pese a ello

  • A la marcha de los impulsores de la formación se unen las dimisiones en el consejo vecinal

Hace cerca dos años que se gestó el embrión de lo que luego sería Vecinos por Llanes. Durante los primeros meses de 2015 esta agrupación de electores afirmaba que venía a traer «aire fresco» a la política del concejo. En su nacimiento eran más de cien las personas, entre ellos reconocidos profesionales de distintos sectores, los que dieron impulso a esta iniciativa que cogió fuerza durante la primavera de aquel año con el rechazo social de los llaniscos al PGO aprobado por el PSOE y que, a la postre, le acabó costando el gobierno local tras 28 años de mayoría absoluta.

A aquella ola de Vecinos se subieron -o al menos lo intentaron- diferentes formaciones políticas jóvenes. Se celebraban asambleas a las que acudía cerca de 150 personas. De aquellos que pusieron los cimientos de la formación ya no queda ninguno y las asambleas han pasado a celebrarse en espacios más reducidos. A la última tan solo asistieron 24 ciudadanos.

Para algunos el proyecto empezó a languidecer ya incluso antes de la celebración de las elecciones municipales de mayo de 2015, para otros se encuentra fracturado hasta tal punto que «está muerto para el futuro». Lo cierto es que en la actualidad son solo ya unas pocas personas las que acuden a las asambleas y se encuentran totalmente divididas en dos bandos. El ostentar la Alcaldía, tras el acuerdo alcanzado con Foro y el PP, y la forma en la que se ha gobernado el Ayuntamiento y gestionado la agrupación Enrique Riestra ha dividido lo que queda de Vecinos por Llanes.

Cada vez son más las voces críticas que surgen en el seno de la agrupación. Este es el caso de Equo, que sigue dentro de Vecinos, pero que el pasado septiembre anunció que retiraría su apoyó al equipo de gobierno llanisco si este no aplicaba un «cambio de rumbo» en sus políticas, algo que a su entender no se ha producido. El portavoz de Equo en Llanes es Marcos Fernández y no esconde el malestar que siente con la labor de Riestra y la edil Marisa Elviro, no solo en el seno del gobierno local, también de la agrupación. «El alcalde no está preparado para gestionar el Ayuntamiento. Hace lo que le da la gana y no existe diálogo con la agrupación y da solo la información que le interesa y además la tergiversa», critica, y añade que al regidor «no le gusta que haya participación y se toma las críticas como algo personal». El de Equo asegura que Riestra no cumple el código ético de la agrupación. «No se publica la agenda del alcalde, ni lo que han ganado él y Elviro entre sueldos y dietas, ni se nos informa de las reuniones sobre el Kaype», añade. Y asegura que son varias las dimisiones registradas en el consejo vecinal de la formación debido a esta actitud.

El último conflicto ha surgido con motivo de la aprobación de los presupuestos de Llanes, pese al voto negativo de los tres concejales de Vecinos. El tercer edil de la formación, Alfonso Miyares ya manifestó recientemente que existe un «desencuentro» y que viendo el rumbo del gobierno municipal, «me planteo seriamente el romper el pacto». En lo que respecta a las cuentas Miyares fue quien pidió al interventor de Orihuela, Fernando Urruticoechea, que analizase los presupuestos donde éste encontró unas presuntas irregularidades que podrían invalidarlos vía judicial si no se solventan en el periodo de alegaciones. En su blog manifiesta que el alcalde no debería haber permitido que las cuentas fuesen a pleno y se aprobasen, ni tampoco firmar la liquidación del ejercicio de 2015 también con presuntas irregularidades. O «se ha dejado engañar o ha consentido», escribe. Y apunta que su compañero de partido ha podido «incurrir en un delito de prevaricación».

Riestra manifestó esta semana que a «algún sector de Vecinos le gusta más la foto que trabajar», mientras que por otro dijo que «yo me decanto más por un Vecinos por Llanes como nació: dialogante, ilusionante y con ganas de sacar de una forma natural y vecinal al concejo del atolladero donde entramos gracias a quien estuvo gobernando 28 años»

Diferentes fuentes acreditadas afirman que, dada la fractura existente, «antes de que acabe el año es posible que alguno de los ediles de Vecinos por Llanes se vaya a los no adscritos». Lo que no se atreven a aventurar es cuál de los dos frentes se quedará con el poder de la agrupación. Otras fuentes próximas consideran que, pese a esta crisis interna, Riestra y Elviro, ya sea en Vecinos o en los no adscritos, «seguirán en el cuatripartito», aunque añaden que «carecen de capacidad de gestión y de experiencia», algo que hacen extensible a parte de sus compañeros de gobierno.