El Comercio

Los Amigos de Ribadesella rinden homenaje al maestro y poeta 'Cuenquín'

Rectial poético y musical con el que Amigos de Ribadesella rindió homenaje a 'Cuenquín'.
Rectial poético y musical con el que Amigos de Ribadesella rindió homenaje a 'Cuenquín'. / J. G.
  • Durante la cita se repasaron alguna de las obras más recordadas de este autor, entre las que no faltó 'Oda a la Trompetilla'

El acto de entrega de los premios correspondientes al X Certamen de Poesía 'La Fonte del Cai' celebrado el pasado sábado en Ribadesella se convirtió en un acto de merecido homenaje a Carlos Fernández Martínez, 'Cuenquín', un riosellano singular fallecido el 11 de septiembre pasado. La Asociación Cultural Amigos de Ribadesella (ACAR), organizadora del certamen, rememoró al que fuera maestro de profesión y autor de numerosas composiciones satíricas y poéticas muchas de ellas publicadas en la revista editada por el colectivo La Plaza Nueva.

El encargado de iniciar el memorial a 'Cuenquín' fue el presidente de ACAR, Alejandro Criado. Este recordó que, además de ser asiduo colaborador de la mencionada publicación, también fue socio fundador y ostentaba el título de Socio de Honor del colectivo. El propio Criado fue el encargado de leer para los presentes una de sus obras más preciadas, el poema dedicado a una de las bondades gastronómicas del Cantábrico, 'El Arcín'. Abría así un espontáneo recital político en el que también se recitaron las estrofas que Cuenquín dedicó 'Al Pantrucu' o a 'La Atalaya', a 'El Paseo de la Grúa' o a 'Las Treinta Playas' de Llanes. En la lectura pública de sus poemas le acompañaron María del Pilar González Bulnes, Pablo Casanueva y la concejala de Cultura, María José Bode.

Entre las obras elegidas para este inesperado memorial no quedó incluida su magistral 'Oda a la Trompetilla', un «arma de emboscada que ha de ser sonora y de postín y debe ser lanzada con retintín», escribió Carlos Fernández. Pero si algún día se hace un recopilatorio con toda su obra, esta exaltación de la trompetilla ocupará un lugar privilegiado, el mismo que se merece 'Cuenquín', el más digno legatario de Guillermo González, el autor de las Estampas Riosellanas, la mejor historia popular jamás contada de este concejo.

En el acto literario del sábado también sirvió para entregar los premios mencionados. Por un lado, el accésit conseguido por Elisa Palacios con el poema 'La Playa'. En su ausencia lo recogió su madre Beatriz Moreta que también se encargó de recitarlo para los presentes. El poema ganador, 'Tríptico Riosellano' fue escrito por José Antonio Silva Sastre, que leyó su soneto en público. El acto también contó con la participación del Dúo La Mar, que ofreció un conjunto de poemas con acompañamiento musical. Laura con la melódica y Marcelino con la guitarra que recitaron y cantaron numerosos poemas e hicieron participar al público asistente