El Comercio

Tres queserías de Cabrales han quedado fuera de ordenación tras la sentencia del Supremo

Piezas de queso de Cabrales curando en la cueva El Teyedu.
Piezas de queso de Cabrales curando en la cueva El Teyedu. / E. C.
  • El Ayuntamiento reconoce que se pudo cometer algún error formal en la modificación aprobada para favorecer la instalación de estas industrias en el concejo

Tres queserías levantadas en los últimos años han quedado fuera de la ordenación urbanística vigente tras la sentencia emitida el pasado 25 de octubre por Tribunal Supremo y que ratificaba el dictamen anterior del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), una sentencia que anula la modificación puntal de las normas subsidiarias realizada por el Ayuntamiento de Cabrales para facilitar la implantación de nuevas queserías fuera de los núcleos rurales del concejo. Para ello reducía de 10.000 a 3.000 los metros cuadrados de la parcela mínima para instalar una quesería.

Desde el Ayuntamiento de Cabrales su alcalde, Francisco González, indica que esta modificación se llevó a cabo después del corrimiento de tierras de Llambrias, que arrasó varias viviendas y queserías, con el objetivo de facilitar la implantación de nuevas queserías en el concejo. «Realizamos la modificación de forma rápida y hubo algún defecto de forma. Temíamos que nos la pudiesen anular y por eso se consultó a la CUOTA, que dio su visto bueno», recuerda el regidor.

Un particular llevó a los tribunales esta modificación puntual del planeamiento y los jueces le han dado la razón al considerar que vulneraba varias leyes y no contaba con un estudio de impacto ambiental, tal y como avanzó este diario el pasado 29 de octubre.

González avanza que el Ayuntamiento va a reanudar los trabajos para aprobar una nueva modificación en el planeamiento urbanístico del concejo que facilite la creación de nuevas queserías en terrenos agrícolas no urbanizables, pero que en esta ocasión se asegurarán de que se haga correctamente para evitar cualquier posible anulación en los tribunales. «Si queremos que se siga la tradición y que los jóvenes puedan abrir queserías tenemos que modificar las normas subsidiarias. Nos parece demasiado el que se necesite una superficie de 10.000 metros cuadrados para abrir una quesería fuera de un núcleo. Es demasiado terreno, y más para un concejo con la orografía como la que tiene Cabrales», añade el regidor.

En el concejo existen en la actualidad una treintena de queserías adscritas al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) y por el momento no hay previsto construir a corto plazo ninguna nueva. Pese a ello el Ayuntamiento no quiere dilatar el inicio de los trámites para realizar esta misma modificación, aunque en esta ocasión de manera correcta.

Desde el organismo que se encarga de velar por la calidad de este queso su presidenta, Jéssica López, avanza que van a solicitar una reunión con el alcalde para conocer de primera mano qué soluciones se van a adoptar tras la última sentencia del Tribunal Supremo.