El Comercio

Los afectados del 'caso Bankinter', sin cobrar y con recursos en la Audiencia

Algunos de los afectados por el 'caso Bankinter' en Cangas junto a sus abogados.
Algunos de los afectados por el 'caso Bankinter' en Cangas junto a sus abogados. / NEL ACEBAL
  • Las sentencias de todos los afectados que han demandado a la entidad son hasta el momento favorables a los clientes en primera instancia

El juzgado de Cangas de Onís acogió ayer los que iban a ser los dos últimos juicios del denominado 'caso Bankinter' en esta sala, aunque finalmente una de las sesiones quedó aplazada al 2 de diciembre al no poder asistir el perito. A la salida el abogado Marcelino Tamargo, del despacho Espacio Legal y que representa a 19 de los 61 afectados por las prácticas irregulares de quien era el agente financiero de la entidad bancaria en Cangas de Onís, recordó que hasta el momento todas las sentencias que se han emitido de los juicios celebrados han sido favorables a los afectados. Aunque también apuntó que en todos los casos los dictámenes están siendo recurridos ante la Audiencia Provincial. Y lo están siendo por las dos partes. Por un lado los afectados solicitan una pena mayor para el banco y, por parte de la entidad, reclaman abonar una cantidad menor a los damnificados. Por el momento, según indicó el abogado, ninguno de sus representados ha cobrado de Bankinter, algo que se presupone que no tendrá lugar hasta que las sentencias sean firmes.

De las 61 personas afectadas por las operaciones fraudulentas del fallecido Jesús Lobato, el banco llegó a un acuerdo con cerca de dos tercios de ellas. De las restantes la mayoría están representadas por el mismo abogado. Lobato se apropió de cerca de 3 millones de euros. Para lograrlo utilizó la identidad de sus clientes para jugar en bolsa, realizar operaciones de leasing, transferir fondos de los que eran sus clientes desde el ordenador de su oficina o retirar dinero de ellos sin su consentimiento.

Sin atender los daños morales

El banco abonó cerca de dos millones de euros a los afectados con los que llegó a un acuerdo, mientras que la juez de Cangas ha condenado a Bankinter a pagar cerca de un millón a los damnificados que acudieron a la justicia.

Según indica Marcelino Tamargo, las sentencias se limitan a ordenar que la entidad financiera devuelva el dinero usurpado por el que era su agente, pero no condena al banco «por los daños morales que se ha causado a esta gente, que llevan cuatro años para recuperar su dinero».